viernes

Reseña: Poséeme de J. Kenner

"Quiero que nos poseamos en cuerpo y alma, que el fuego que arde entre nosotros nos consuma. Anhelo conocer sus secretos, suplicarle que se entregue a mí igual que yo me sometí a él." La vida de Nikki Fairchild, joven ingeniera de software, da un giro tras conocer a Damien Stark, el hombre que ahora ocupa su cama, su mente y su corazón. A primera vista, Damien parecía un millonario sexy de esos que jamás aceptan un no por respuesta, pero pronto se muestra como un hombre sensible y protector que arrastra las consecuencias de una infancia traumática. Un pasado que regresa y pone en peligro la intensa y apasionada relación que acaba de nacer entre ellos, algo contra lo que Nikki luchará con todas sus fuerzas.

¿Qué nos ha gustado?
- Un estilo más cuidado: con respecto a la anterior novela, se aprecia en Poséeme una mejora en cuanto a la narrativa de la autora. La prosa es más fresca y distendida y las descripciones están más pulidas que en el libro precedente.
- Desvelando los secretos: en Desátame quedaron en el aire muchos interrogantes sobre la vida pasada de Damien. Sin embargo, en Poséeme, Kenner nos acerca más y mejor a esta figura, que gana en complejidad y carisma en esta segunda entrega.
- Más amor: en Poséeme se pierda la intensidad sexual que vimos en Desátame pero, a cambio, la trama gana una creciente fuerza emocional. La relación de Nikki y Damien pasa a un primer plano y los problemas a los que ambos deben enfrentarse como pareja acaparan gran parte de la trama de la novela.
- En ascuas: el final de Poséeme es bastante más acertado que el de Desátame  Kenner deja al lector con la miel en los labios, con más ganas que nunca por saber qué ocurre con los secretos que Damien sigue encerrando en su interior.

¿Qué no nos ha gustado?
- Lentitud inicial: Poséeme arranca justo por el punto exacto en el que terminó Desátame  Pero a diferencia de ésta, su sucesora tiene un principio bastante más lento. Los primeros capítulos llegan a ser incluso aburridos y no es hasta casi la mitad cuando se recupera el dinamismo argumental que caracterizó a su predecesora.

Artículos relacionados
Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington
Reflejada en ti de Sylvia Day
Destinada a gozar de Indigo Bloome
Siete años para pecar de Sylvia Day


0 comentarios :

Publicar un comentario