miércoles

Reseña: Harriet de Elizabeth Jenkins

Esta novela, escrita en 1934 y un éxito de ventas en su día, reconstruye el llamado «misterio de Penge», que estremeció a la sociedad victoriana de 1877. Harriet es una mujer de treinta y dos años, elegante y adinerada, ya en posesión de su propia herencia; pero es también lo que «los vecinos del pueblo» de donde procede su madre llaman «tontita». Esta alma cándida y simple conoce un día, mientras pasa una temporada en casa de unos parientes pobres, a Lewis Oman, empleado en una casa de subastas, el cual no tarda en pedir su mano. La boda se celebra y Harriet, a merced de su marido y de la familia de éste, entra en una pesadilla que nadie habría sido capaz de imaginar.

¿Qué nos ha gustado? 
- Dando forma a lo clásico: Harriet sigue la línea de las obras románticas del siglo XIX, situando a los personajes en situaciones muy parecidas a las que encontramos en los libros de Jane Austen o las hermanas Brönte. Pero Elizabeth Jenkins es aún más explícita que sus predecesoras y la trama de Harriet ofrece un retrato social más crítico y acusador.
- El humano depredador: Jenkins ofrece en una visión descarnada y fiera de la naturaleza humana. Adentra al lector en una trama y unos personajes que encuentran en la degradación personal una seña de identidad y le invita al mismo tiempo a reflexionar sobre cuestiones morales de gran calado. - Personajes oscuros pero profundos: Harriet está protagonizada por un elenco de figuras muy bien caracterizadas y trabajadas a las que no les falta detalle y que dan vida realmente a la trama de la novela.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Lento: Harriet se desarrolla despacio, demasiado despacio. Las descripciones son largas lo que contribuye a crear una sensación creciente de lentitud y en algunos capítulos la trama no avanza en absoluto. 

Artículos relacionados
Un verano que nunca volverá de Judith Kinghorn
El sueño de las antillas de Carmen Santos
El festín de John Saturnall de Lawrence Norfolk
La señora Parkington de Louis Bromfield
 

0 comentarios :

Publicar un comentario