jueves

Reseña: Fulminado por un rayo de Chris Colfer

Carson Phillips está en lo más bajo de la escala de popularidad en un instituto que está lleno de gente que odia (y le odia) y vive con su madre, una mujer deprimida desde que el cretino de su marido (el padre de Carson) la abandonó. Instituto y casa están en un pueblucho al que se llega si tiras a la derecha en la esquina de la calle Nada con Ningúnsitio. Así las cosas, Carson se marca un objetivo: acabar el infierno instituto y huir a la Northwestern University para convertirse en un periodista prestigioso.
Entonces, sucede el desastre: llega cuando su consejera en el instituto le advierte que o bien hace algo que pueda sorprender de verdad a los de admisiones de la universidad o nunca va a poder acceder, porque no destaca entre los otros muchos estudiantes que quieren entrar en la institución.

¿Qué nos ha gustado?
- Bien llevada: a pesar del carácter reflexivo que prima en la novela, Fulminado por un rayo es una lectura amena que no se vuelve monótona y que consigue mantener el interés del lector hasta el final.
- Para la adolescencia: Fulminado por un rayo es una novela muy recomendable para lectores adolescentes que estén a medio camino de la madurez. Su mensaje claro y trascendental seguro que ayuda tanto a padres como a hijos a entender mejor la vida y a superar momentos complicados.
- Conócete a ti mismo: Fulminado por un rayo gira alrededor del descubrimiento personal y del crecimiento propio. Perfecta para invitar al lector a conocerse a sí mismo y, sobre todo, a quererse más a pesar de los defectos de cada uno.

¿Qué no nos ha gustado?
- Estropeándolo… al final: después de una trama casi impecable, Chris Colfer cierra Fulminado por un rayo con un final bochornoso que intenta ser imprevisto pero que no consigue concluir la historia a lo grande, como se merecía la novela.
- Demasiado retorcido: el estilo de Fulminado por un rayo resulta, a veces, demasiado complicado. Algunas de las metáforas que Colfer utiliza para expresar los guiños trascendentales de la trama están muy forzadas y no reflejan bien el mensaje que el autor quiere trasmitir.

Artículos relacionados
Vecinos de Brooklyn Heights de Peter Hedge
Misión olvido de María Dueñas
Dioses sin hombres de Hari Kunzru
Un viaje de diez metros de Richard Morais
 

0 comentarios :

Publicar un comentario