viernes

Reseña: El último refugio de Tracy Chevalier

Honor Bright es una joven inglesa cuáquera y gran tejedora de edredones que en 1850 viaja a Ohio junto a su hermana Grace. Al llegar a su destino, Grace muere de fiebre amarilla y Honor debe encontrar recursos para vivir su nueva vida. Para empezar, pasa unos días junto a Belle Mills, una sombrerera que oculta a esclavos fugitivos, y conoce al hermano de Belle, Donovan, que precisamente se dedica a perseguir esclavos. Después vive con Adam, el antiguo prometido de su hermana, y la cuñada de este, que acaba de enviudar. La convivencia es difícil y la comunidad de cuáqueros los obliga a cambiar de estilo de vida: Adam se casa con su cuñada y Honor hace lo propio con Jack Haymaker, el hijo de una familia de granjeros por el que se sintió atraída. De este modo, Honor entra a formar parte del clan de los Haymaker.

¿Qué nos ha gustado?
- Dilemas: los problemas y conflictos morales a los que se enfrentan los personajes de El último refugio sirven de excusa a Tracy Chevalier para invitar al lector a reflexionar acerca de temas trascendentales como el amor, la humanidad o la familia. La trama se convierte así en un recorrido reflexivo y profundo que no tarda en llegar a la fibra sensible de cualquiera.
- Siguiendo los pasos del tío Tom: El último refugio es una novela muy similar a La cabaña del tío Tom. Aborda la problemática de la esclavitud desde una perspectiva muy similar aunque sin llegar a resultar una copia descarada.
- A cada cual mejor: los personajes de El último refugio son lo mejor que tiene la novela. Todos ellos están muy bien caracterizados y la humanidad que destilan, a pesar de sus errores y aciertos, consigue convencer al lector y hacer que éste se preocupe sinceramente por el destino de todo el elenco.
- Aburrimiento, cero: a pesar de que la temática puede resultar muy trillada, El último refugio es una novela que consigue atrapar nuestro interés desde le principio. A esto contribuye asimismo el ritmo distendido del libro que hace que la trama se desarrolle con la rapidez suficiente como para evitar que el lector se aburra.

¿Qué no nos ha gustado?
- No te pierdas en lamentaciones: tras la llegada de Honor a América, el personaje se pierde, con demasiada frecuencia, en lamentaciones sobre lo mucho que extraña su vida en Inglaterra. Todas estas quejas acaban resultando demasiado frecuentes como para que el lector las reciba con agrado.

Artículos relacionados  
Adorables criaturas de Dolores Payas
El reverso de la fortuna de Michael Ennis
Bajo un árbol milenario de Vaddey Ratner
Una reina en el estrado de Hilary Mantel


0 comentarios :

Publicar un comentario