martes

Reseña: El tipo más raro del mundo de Derek B. Miller

Sheldon Horowitz, judío neoyorquino de ochenta y dos años, se va a vivir con su nieta y su marido a Oslo después de fallecer su mujer. Obsesionado con la muerte de su hijo en la guerra de Vietnam, su carácter refunfuñón y su negativa a aceptar la debilidad de su memoria se unen a la natural desubicación en la que se encuentra. Una mañana escucha ruidos: una pelea doméstica. Y una mujer y su hijo se refugian en su casa. Un matón intenta tirar la puerta abajo y Sheldon escapa con el niño. Sheldon tendrá que protegerlo como le hubiera gustado hacerlo con su propio hijo.

¿Qué nos ha gustado?
- Diálogos celestiales: las conversaciones que Sheldon mantiene con Dios son el gran acierto de la novela. Una síntesis perfecta de cuestiones profundas y metafísicas que se insertan en la novela con naturalidad y que ofrecen al lector unas interesantes reflexiones sobre temas como el amor, la amistad o la muerte.
- Un protagonista para no olvidar: Sheldon es una figura muy acertada. No solo es el centro absoluto de la novela sino que, además, maneja su protagonismo con autoridad, eclipsando al resto de personajes por completo. Mención especial merece la evolución que experimenta el personaje a lo largo de la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- Con lentitud: El tipo más raro del mundo es una novela lenta que se desarrolla despacio y que exige una paciencia extra al lector para llegar hasta el final. El esfuerzo merece la pena pero puede desesperar a los lectores mas impacientes.
- Realidad o fantasía: la idea de mezclar en una misma trama lo real y lo imaginario es muy acertada pero Derek Miller no la desarrolla muy bien. Al final, lo que empieza siendo una estructura original acaba convirtiéndose en un liosa ida y venida de planos que no termina de quedar clara.
- Final radical: la conclusión de El tipo más raro del mundo es tan rápida, tan imprevista, que el lector no podrá evitar releer varias veces las últimas páginas con la esperanza de que haya algún capítulo extra por algún lado.

Artículos relacionados
El libro de la risa y el olvido de Milan Kundera
La oscura verdad de Mara Dyer de Michellle Hodkin
Las raíces del olivo de Courtney Miller Santo
Las lagrimas de San Lorenzo de Julio Llamazares


0 comentarios :

Publicar un comentario