lunes

Reseña: El sexto hombre de David Baldacci

Edgar Roy, un supuesto asesino en serie encarcelado en una prisión federal de máxima seguridad, aguarda el juicio. Se enfrenta a una condena casi segura. Ted Bergin, el abogado de Roy y viejo amigo y mentor de Sean, recurre a este y Michelle Maxwell para que le ayuden en el caso. Pero la investigación se desbarata antes de comenzar. De camino a su primera reunión con Bergin, Sean y Michele descubren el cadáver del abogado. Ahora son ellos quienes han de encargarse de hacer las preguntas que al parecer nadie quiere que sean respondidas. Debido a su obstinación, acaban por enfrentarse a los niveles más elevados del gobierno y los más oscuros recovecos del poder. Durante un enfrentamiento aterrador que supondrá una prueba durísima para Sean y Michele, puede que estos se vean separado para siempre.

¿Qué nos ha gustado?
- Baldacci en tensión: si algo demuestra David Baldacci en El sexto hombre es que sus años de experiencia como autor de thrillers le han servido para saber convertir una escena convencional en un torbellino de emociones y tensiones enfrentadas. Y es que en El sexto hombre no faltan los momentos de nerviosismo, dosificados y construidos con mucho tino por parte del autor.
- Escritura de thriller: la prosa de Baldacci en El sexto hombre no puede ser más adecuada con la trama de la novela y con el género en el que ésta se enmarca. Rápida y efectiva, el autor no se pierde en largos pasajes y se limita a lo esencial para corresponder con la acción que impera en toda la novela.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Evolución nula: después de cuatro novelas protagonizadas por los mismos personajes, Baldacci no ha impreso en ellos ni un solo detalle de evolución narrativa y personal. King y Maxwell siguen siendo los mismos de siempre a pesar de que ya han vivido más de una aventura.
- Acción sobre trama: el argumento de El sexto hombre no deslumbra por su complejidad ni por su sofisticación. Baldacci sobrepone la acción a los acontecimientos hasta el punto de que, al final, la novela queda muy empobrecida en cuanto a historia se refiere aunque no falten muchas escenas de persecuciones y peleas.
- Predecible: a pesar de que Baldacci se esfuerza por introducir algo sorprendente a lo largo de la trama, sus intentos no consiguen prender realmente al lector. El argumento se mueve demasiado en giros imprevistos que no aportan nada nuevo ni imprevisto. 

Artículos relacionados 
Lumen de Ben Pastor
En la oscuridad de Ian Rankin
Cold cold ground de Adrián Mckinty
Sabotaje de Clive Cussler y Justin Scout
 

0 comentarios :

Publicar un comentario