viernes

Reseña: El perfume secreto del melocotón de Joanne Harris

El viento llevó a París la carta de Armande y el viento trajo de vuelta a Vianne Rocher a Lansquenet. Pero casi todo ha cambiado: la chocolatería donde vendía sus “sueños, pequeños consuelos, dulces e inofensivas tentaciones”, que tanto revolucionó la vida del pueblo y la suya propia, se ha convertido en una escuela. El malestar y la desconfianza, por otra parte, recorren ahora las estrechas y empedradas calles de entonces, pero el paisaje es tan distinto que, incluso el párroco, ya no teme a Vianne y requiere, en cambio, su indispensable ayuda. 

¿Qué nos ha gustado? 
- Rico banquete: al igual que ya vimos en las novelas precedentes, lo que mantiene unidos a los personajes de El perfume secreto del melocotón es la comida. Las descripciones que Joanne Harris hace de los platos, las frutas y los banquetes que comparten los protagonistas son tan vivas que el lector sentirá que puede oler y tocar todas las viandas.
- Lírica en prosa: el estilo de Harris es poético, refinado y marcado por una elección cuidada y precisa del vocabulario. Desde luego, una narrativa muy acertada sin fallos estilísticos.
- La magia del realismo: El perfume secreto del melocotón es una novela que sigue la línea del realismo mágico. Lo cotidiano se transforma en algo extraordinario y Harris nos hacer ver la realidad en la que se enmarcan los personajes como un entorno único e inigualable.
- Con ganas de más: a pesar de que Harris lleva escritos ya tres libros protagonizados con Vianne y compañía, el lector se queda con ganas de saber más de ellos en cuanto termina la lectura de El perfume secreto del melocotón. La trama es entretenida, completa y sentimental. Se hace muy amena y es, sin duda, una continuación muy acertada de Chocolat.

¿Qué no nos ha gustado? 
 - Sin evolución: el elenco de la saga Chocolat siempre ha sido lo mejor de la serie. En El perfume secreto del melocotón, sin embargo, las figuras narrativas pierden parte de su fuerza. Los protagonistas de siempre carecen del crecimiento que sí tuvieron en las novelas anteriores y los nuevos personajes son bastante planos.

Artículos relacionados 
Siete años para pecar de Sylvia Day
El primer y último amor de Nora Roberts
Presa del placer de Nalini Singh
Todo o nada de Raine Miller

0 comentarios :

Publicar un comentario