lunes

Reseña: El jardín de un hombre ciego de Nadeem Aslam

El jardín de un hombre ciego comienza en Pakistán con Gio y su hermano Mikal, que abandonan su casa para ir a la guerra de Afganistán. Gio muere en la batalla y Mikal, que no sabe de su muerte, emprende una denodada búsqueda para encontrarlo. Pero su mayor deseo es volver a casa junto a su amante (la mujer de Gio), que lo espera ocupándose de un anciano ciego atormentado por los errores que cometió durante su vida en nombre del Islam y de la Nación.

¿Qué nos ha gustado?
- Preciosa narrativa: con La casa de los sentidos y Mapas para amantes perdidos, Nadeem Aslam ya demostró que es un autor con una enorme capacidad prosística. Con El jardín de un hombre ciego, el escritor vuelve a confirmar esto, ofreciendo al lector una prosa poética, bella y bien cuidada, que tiene muy pocos defectos estilísticos.
- Desde el lado opuesto: mucho se ha escrito hasta la fecha sobre la guerra de Afganistán pero, hasta hora, la mayoría de estas novelas estaban narradas por autores occidentales. En cambio con El jardín de un hombre ciego, Aslam nos ofrece la visión opuesta del conflicto, mostrando al lector todo el daño que el conflicto ha causado en el país a través de la perspectiva del pueblo afgano.
- Sin embellecimientos: si algo caracteriza la trama de El jardín de un hombre ciego es el realismo que predomina en ella. Aslam no idealizada ni un solo capítulo de la novela y la brutalidad del entorno aparece ante el lector con toda su crudeza.
- El efecto de la guerra: El jardín de un hombre ciego es una novela perfecta para que el lector se adentre en el corazón mismo de un conflicto armado. Aslam reflexiona sobre las consecuencias que toda guerra tiene para las personas a través de un retrato medio filosófico, medio moralista que invita al lector a recapacitar a lo largo de más de doscientas páginas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Detalles escabrosos: el realismo que caracteriza la trama de El jardín de un hombre ciego es, al mismo tiempo, acierto y defecto de la novela. Acierto pues ofrece una visión inmejorable de la guerra de Afganistán y defecto pues el excesivo detallismo morboso puede herir alguna sensibilidad.

Artículos relacionados
Las raíces del olivo de Courtney Miller Santo
Las lágrimas de San Lorenzo de Julio Llamazares
El deshielo de A. D. Miller
Si escucharas mi corazón de Sara Rattaro


0 comentarios :

Publicar un comentario