miércoles

Reseña: Cuando estoy contigo de Beth Kery

Lucien Sa uvage es dueño de un restaurante de lujo y heredero de una gran fortuna. Cuando aparece a las puertas de su local Elise Martin, hija de un poderoso modisto francés, se queda hipnotizado por la despampanante aprendiz de chef. De tal modo, que Lucien la convertirá en guardiana de un secreto que podría arruinar los planes que lleva construyendo cuidadosamente desde hace años. Conocida por su flagrante exhibicionismo y por saltarse las estrictas reglas que rigen su sofisticado mundo social, las maneras salvajes de la joven suelen sorprender a la mayoría. Pero no a Lucien. De hecho, se siente irremediablemente atraído por su descaro. Ciertamente, la chica necesita disciplina, y él está dispuesto a dársela. Pero domesticar a Elisa no va a ser ningún juego de niños. En su interior esconde un fuego capaz de devorar al más apasionado de los amantes.

¿Qué nos ha gustado?
- Con pasado: Lucien y Elise son dos personajes bien construidos, con un magnífico trasfondo personal y familiar tras ellos que aporta a ambos una creciente complejidad y los aleja de los estereotipos tan manidos de la moda erótica.
- Chispas de amor: la tensión que se crea entre Lucien y Elise está muy bien conducida en Cuando estoy contigo. La autora crea un creciente conflicto amoroso-personal entre ambos personajes que mantiene en vilo al lector y potencia el componente romántico de la trama pero sin llegar a resultar idealizado o insulso.
- Amor y sexo, unidos: en Cuando estoy contigo, Beth Kery fusiona en igualdad de condiciones las escenas sexuales y las románticas. Así, la novela ofrece al lector una chispa de picante y un trasfondo de amor, apostando por el género de moda pero sin perder el contenido argumental.

¿Qué no nos ha gustado?
- En un suspiro: Cuando estoy contigo es una novela que peca de corta extensión. La lectura termina antes de que nos demos cuenta, dejándonos con la miel en los labios.
- Secundarios muy secundarios: en Cuando estoy contigo parece que el elenco se limita a dos figuras: Lucien y Elise. El resto de personajes son tan secundarias, quedan tan eclipsadas por los protagonistas, que se convierten en meras comparsas sin importancia.

Artículos relacionados
Diario de una sumisa de Sophie Morgan
Desnuda de Raine Miller
Mis más secretas fantasías de Julianne MacLean
El Infierno de Gabriel de Sylvain Reynard


0 comentarios :

Publicar un comentario