lunes

Reseña: Segundos negros de Karim Fossum

Segundos negros arranca con la desaparición de una niña de diez años en una población rural noruega rodeada de granjas y bosques. El sucedo reaviva los peores temores de su madre, que siempre ha creído que su hija era algo demasiado bueno para que durase. El comisario Konrad Sejer, tan humano, tan serio, tan comprensivo que los sospechosos a menudo se sienten tentados de contarle más de lo que pretenden durante los interrogatorios, y su joven asistente, Jacob Skarre, dan comienzo a la investigación del caso. Las sospechas recaen sobre Emil Mork, un tipo raro que vive solo y no habla desde su infancia. A medida que avanzan las pesquisas se pone de manifiesto que todos los habitantes de la pequeña localidad ocultan algún secreto.

¿Qué nos ha gustado?
- Preguntándote sobre las cuestiones éticas: alrededor de la trama principal, Karim Fossum entreteje una segunda línea argumental que enriquece la primera y aporta a la novela un interesante trasfondo moralista, perfecto para hacernos pensar y reflexionar sobre el delgado límite del bien y del mal.
- La condición humana: desde que Fossum publicara su primera novela Don’t look back, ha demostrado que es una autora minuciosa y perfeccionista en cuanto al retrato personal de los personajes. En Segundos negros vuelve a deleitarnos con un trasfondo psicológico muy logrado, que adentra al lector en lo más hondo de la condición humana.
- Sintiéndote como algo real: lo mejor de Segundos negros son sus personajes. Fossum construye un elenco muy bien caracterizado y equilibrado, que el lector percibe como algo real y cercano y que se aleja por completo de reacciones forzadas y estereotipos manidos.
- Sabes cómo sorprenderme: la trama de Segundos negros no es predecible. Excepto algún que otro giro que se ve venir con facilidad, el resto de la historia mantiene el alto componente de suspense que caracteriza las obras de Fossum.

¿Qué no nos ha gustado?
- Misterio lento: como la mayoría de las novelas de Fossum, Segundos negros es una obra de desarrollo pausado y contemplativo. El misterio que centra la trama se desenvuelve con mucha lentitud, tal vez excesiva para los lectores más impacientes.

Artículos relacionados
Sacrificio a Mólek de Asa Larsson
Atomka de Franck Thilliez
Perdida de Gillian Flynn
1222 de Anne Holt

0 comentarios :

Publicar un comentario