lunes

Reseña: La sociedad Juliette de Sasha Grey

Antes de que empieces a leer este libro, dejemos las cosas claras. 
Quiero que hagas tres cosas por mí. Uno
. No te ofendas por nada de lo que leas a continuación. Dos. 
Olvida tus inhibiciones. Tres
 (y muy importante). A partir de ahora, todo lo que voy a contarte debe quedar entre tú y yo. Catherine, una joven estudiante de cine con una gran inquietud sexual, descubre la existencia de un club selecto y misterioso, lugar de encuentro para hombres poderosos que anhelan explorar el lado más oscuro de sus fantasías sexuales. Pero aunque estas nuevas experiencias, que Catherine jamás había soñado en llevar a cabo, hacen que alcance momentos de intenso placer, también amenazan con destruir todo lo que es importante para ella.

¿Qué nos ha gustado?
- Sexo en estado puro: viniendo de una ex actriz porno, era de esperar que La sociedad Juliette fuera una novela explícita como la que más. Y así es, de hecho. Las descripciones y las escenas sexuales son minuciosas al máximo y Sasha Grey se extiende en recrear todos y cada uno de los momentos más íntimos para que el lector perciba hasta el más mínimo detalle.

¿Qué no nos ha gustado?
- Vaya cambio: hacia la mitad, la novela da un giro tan drástico e inesperado que desconcierta al lector por completo. Grey abandona la explosión sexual de la primera parte y se dedica a divagar de un tema a otro, sin ahondar en ninguno lo suficiente, hasta acabar desbaratando la estructura narrativa y el toque erótico que tanto prometía al principio.
- Pensando con pesadez: Grey inserta aquí y allá reflexiones varias sobre el sexo, el amor o los fetichismos sexuales que, aunque pretenden dar a la trama algo de profundidad, no lo consiguen pues resultan muy simplones y se repiten hasta la saciedad.
- Más y más: a estas alturas, con tantas novelas eróticas en las estanterías, Grey no nos descubre nada diferente con su libro. La trama sigue la línea habitual sin ningún toque original digno de mención. En definitiva, más de lo mismo.
- Un estilo muy cuestionable: la narrativa de Grey es bastante deficiente. Los diálogos son desastrosos en muchos casos y la trama avanza a trompicones, obstaculizada por ritmos narrativos cambiantes, frases sin sentido y una elección pobre y limitada de vocabulario.

Artículos relacionados
Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington
Reflejada en ti de Sylvia Day
El Infierno de Gabriel de Sylvain Reynard
Diario de una sumisa Sophie Morgan

1 comentarios :

Totalmente de acuerdo con la reseña. Añadiría que leído en alto y en público resulta extremadamente hilarante.

Publicar un comentario