jueves

Reseña: Isaac Bell 3. El espía de Justin Scott y Clive Cussler

Una noche de 1908, un hombre de rasgos oriental es entra furtivamente en un arsenal de Washington y coloca una sustancia explosiva que al día siguiente causará la muerte de Arthur Langner, The Gunner, —el ingeniero naval más respetado del país—, mientras interpreta una pieza de piano. Una serie de pistas confunden a la policía que dictamina que se trata de un suicidio. Pero Dorothy Langner, la joven y bella hija de The Gunner, no cree ni por un momento que su padre se quitara la vida y acude a la agencia de detectives Van Dorn para aclarar las circunstancias de su muerte. Desde la primera entrevista, Isaac Bell, el detective más prestigioso de la firma, cree la versión de la joven. Bell conseguirá desmontar la hipótesis del suicidio y deberá encontrar respuesta a la pregunta de a quién benefició la muerte de este ingeniero naval, cuyo único objetivo era mejorar la mítica Gran Flota de Estados Unidos para que estuviese a la altura del resto de potencias mundiales.

¿Qué nos ha gustado?
- Ganando presencia: al principio de la novela, los personajes dejan bastante que desear ya que están muy estereotipados y resultan inconsistentes. Pero conforme la trama va avanzando, el elenco mejora paulatinamente, ganando en presencia y carisma.
- El mismo Cussler de siempre: El espía recupera gran parte de la magia que siempre acompaña las novelas de Cussler. Un argumento bien pensado, unos personajes que despiertan nuestro interés y más de una sorpresa imprevista esperándonos en el camino. Un libro de aventuras que no decepcionará a quienes ya conocen a Cussler y tampoco a quienes aún desconocen su nombre.
- Buena contextualización: en El espía, Justin Scott y Clive Cussler demuestran que ha realizado una muy buena labor de documentación antes de lanzarse a escribir esta obra. Los datos históricos son rigurosos y desde el principio el lector tiene la sensación de estar inmerso en otra época histórica.

¿Qué no nos ha gustado?
- Siguiendo la línea anterior: desde el punto de vista argumental, El espía es una continuación de The Wrecker. Esto no tendría que suponer ningún obstáculo para la novela sino más bien un aliciente para los fans de Cussler. Sin embargo, el claro paralelismo que existe entre El espía y su predecesora (véase por ejemplo el misterio de la identidad del antagonista) hace que esta última novela resulte más bien un clon modificado de la anterior.
- Un momento fallido: el clímax de El espía no es, precisamente, el instante cumbre que el lector podría esperar. En realidad, es una resolución muy fallida que no cumple con las expectativas y que se queda a medio camino de resultar convincente.

Artículos relacionados
Dominación de C. J. Sansom
El huevo de oro de Donna Leon
Calor helado de Richard Castle
Semillas amargas de Ian Tregillis

0 comentarios :

Publicar un comentario