martes

Reseña: Hasta la cima de la montaña de Arne Dahl

En plena celebración de un partido de fútbol, un joven es atacado con una jarra de cerveza en un popular pub de Estocolmo y muere allí mismo. Parece un crimen sin importancia, al menos hasta que entra en juego la intervención del Grupo A, la unidad especial formada por detectives de élite para la resolución de crímenes internacionales, disuelta desde el último caso. La investigación se asigna a Paul Hjelm y Kerstin Holm. Conforme interrogan a los testigos, Hjelm y Holm empiezan a darse cuenta de que había algo más tras una escena del crimen aparentemente accidental. Además de estar conectados con unos crímenes ocurridos en Suecia durante el verano, en un futuro cercano, un ataque terrorista entra en escena. Ese caso pondrá a prueba la efi cacia del Grupo A, dándoles, al final, una segunda oportunidad.

¿Qué nos ha gustado?
- Más vida: si en algo ha mejorado Hasta la cima de la montaña con respecto a sus predecesoras es en la profundidad de los personajes. Paul sigue siendo la figura estrella pero Arne Dahl concede en este último trabajo más importancia y profundidad a los secundarios, a los que el lector conocerá más y mejor.
- Complicando: la trama de Hasta la cima de la montaña resulta, a simple vista, un caso de fácil solución que no supone un verdadero reto para el protagonista. Pero conforme la investigación va avanzando, el caso se vuelve más y más complejo. Dahl enmaraña las pruebas e incorpora giros inesperados que darán un toque más profundo y oscuro a la historia.
- Menos estereotipos: uno de los principales defectos que vimos en El que siembra sangre fue la creciente estereotipificación del elenco. En Hasta la cima de la montaña, sin embargo, Dahl ha corregido este defecto y los personajes resultan más reales y cercanos que antes.
- Conservando el listón: Hasta la cima de la montaña es una novela negra muy recomendable. Conserva muchos de los aciertos de sus predecesoras y corrige algunos defectos de estas. Un libro de suspense bien pensado y construido.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin cuidado: Hasta la cima de la montaña posee escenas en las que no falta la violencia y la sangre. Cuidado. Dahl es un autor muy explícito y el detallismo con el que acerca al lector los detalles más morbosos puede resultar desagradable para muchos.

Artículos relacionados
La guerra más fría de Ian Tregillis
De tal muerto, tal astilla de Charlaine Harris
La cama de huesos de Patricia Cornwell
Ojos de hielo de Carolina Solé

0 comentarios :

Publicar un comentario