jueves

Reseña: Espartaco, el gladiador de Ben Kane

Año 74 a.C. Ante la llegada inminente del invierno pocos son los que se aventuran a emprender un viaje, pero un hombre cubre el último y agotador tramo que lo llevará a su casa. Vastas regiones de su tierra natal, Tracia, situada al norte de Grecia, han caído en manos de los odiados romanos. Este tracio ha luchado en las legiones romanas durante casi una década. Hábil y curtido en la batalla, es un luchador nato llamado Espartaco. Pero su hogar ha dejado de ser el lugar seguro que imagina. Un nuevo rey ocupa el trono. Traicionero y astuto, se ha hecho con el poder mediante un asesinato y se aferra a él con métodos violentos. Cuando un tratante de esclavos romano aparece en el pueblo en busca de hombres que luchen como gladiadores, Espartaco es víctima de una traición y vendido. Así empieza su gran odisea.

¿Qué nos ha gustado?
- Datos adicionales: con su último trabajo, Ben Kane lleva la historia de Espartaco más allá de los acontecimientos conocidos por los lectores. El autor profundiza en detalles menos famosos que enriquecen, y mucho, la vida de esta figura histórica y nos acercan su lado más humano.
- Un líder nato: como personaje, Espartaco es una figura inmejorable. Kane le dota de carisma y personalidad hasta convertirle en un dirigente fuerte y decidido que lidera no solo los acontecimientos sino también todo el elenco que forma parte de la novela.
- Experiencia sobrada: todo el bagaje profesional de Kane se aprecia en Espartaco, el gladiador desde de las primeras páginas. La trama está conducida con firmeza, la prosa es efectiva, los datos históricos se insertan poco a poco y no hay ningún fallo imperdonable en la novela que empañe la historia o los personajes.
- Perfecto para fans históricos: con casi 500 páginas de acontecimientos históricos y personajes reales, Espartaco, el gladiador es una novela muy recomendable para los lectores más comprometidos con el género histórico. Al igual que ocurrió en Camino a Roma y en Aníbal. Enemigo de Roma, Kane apuesta de lleno por el rigor y la documentación, con una contextualización maravillosa y un respeto absoluto por la realidad pasada.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin delicadezas: Espartaco, el gladiador contiene más de una escena que puede no ser del agrado de los lectores más sensibles. Violaciones, profanaciones y escenas violentas se intercalan en la trama, aportando realismo pero también crudeza a la historia.

Artículos relacionados
El imperio de plata de Conn Iggulden
Victus de Albert Sánchez Piñol
Pretoriano de Simon Scarrow
Un reino lejano de Isabel San Sebastián

0 comentarios :

Publicar un comentario