martes

Reseña: El club del té de Vanessa Greene

Tres mujeres muy diferentes se conocen y se quedan prendadas del mismo juego de té vintage en un mercadillo de Sussex. Deciden compartirlo... y terminan trabando una amistad que cambiará sus vidas. Jenny se muere de ganas de casarse con Dan. Pero, tras años de silencio, recibe noticias de la mujer que puede dar al traste con sus sueños. Maggie ha superado una ruptura matrimonial y está preparando el mayor evento de su carrera... hasta que se ve obligada a enfrentarse al pasado de nuevo. Alison parece tenerlo todo: casada con el amor de su infancia y con dos hijas preciosas. Pero a medida que se acumulan las tensiones, su matrimonio se ve empujado al límite. El Club del Té es una reconfortante y magnífica novela sobre la amistad y la familia, las relaciones personales y la vida profesional.

¿Qué nos ha gustado?
- Tres para una: el trío protagonista es lo mejor que tiene la novela. Jenny, Maggie y Alison son muy diferentes entre sí y cada una aporta a la trama su propia experiencia y personalidad pero sin llegar a eclipsarse unas de otras. Un tandem unido y bien caracterizado que nos adentra en el mundo femenino desde diversas situaciones.
- Para el verano: El club del té es la típica novela pensada y escrita para ser una lectura fácil y rápida, perfecta para un día de playa ahora que el verano está tan cerca. La trama es ágil y distendida, a veces incluso demasiado sintética, pero todo ello confiere al libro un ritmo que nos hará terminar la lectura antes de lo previsto.
- Para amantes del té: el estilo de Vanessa Greene en El club del té no llega a deslumbrar pero tampoco decepciona. Especialmente acertadas resultan las descripciones, sobre todo aquellas que nos adentran al complejo mundo del té y de las tazas de porcelana que se convierten en la pasión compartida por las tres protagonistas.
- Sobre la vida misma: El club del té es una novela que no apuesta por la complejidad narrativa sino por la amenidad, pero que, sin embargo, esconde tras de sí muchas reflexiones profundas y un retrato bello y heterogéneo de la vida y de la felicidad.

¿Qué no nos ha gustado?
- No corras: en algunos puntos, el lector tiene la sensación de que la trama se apresura demasiado y que los acontecimientos se desarrollan con una excesiva rapidez. Un poco más de lentitud en el desarrollo argumental habría enriquecido la historia y nos habría permitido disfrutar más de la novela.

Artículos relacionados
Hot sur de Laura Restrepo
Te llevaré a un lugar donde todo es posible de Laurent Gounelle
Brújulas que buscan sonrisas perdidas de Albert Espinosa
Las poseídas de Betina González

0 comentarios :

Publicar un comentario