viernes

Reseña: Antes del último sueño de Ami McKay

Manhnattan, finales del siglo XIX. Moth vive con su madre en uno de los barrios más pobres de Nueva York. Al cumplir los doce años es vendida como sirvienta, y al escapar de esta nueva vida, entra en contacto con los bajos fondos de la ciudad. Aprende a convivir con pícaros, ladronzuelos, mendigos y prostitutas, pero también con los ricos que visitan en secreto el prostíbulo clandestino de Miss Everett, un local exclusivo en el que se ofrece a chicas jóvenes y vírgenes, como Moth, como el bien más preciado. A pesar de las duras condiciones, este nuevo mundo de lujo, le permite a Moth soñar con una nueva vida, una nueva oportunidad.

¿Qué nos ha gustado?
- Creciendo poco a poco: Antes del último sueño es una novela que va mejorando y haciéndose más interesante conforme avanzamos en su lectura. Los primeros capítulos resultan lentos e incluso plomizos pero hacia la mitad del libro estaremos tan enfrascados en la vida de Moth que será difícil dejar de leer.
- La fuerza femenina: Moth es una protagonista muy bien caracteriza que lidera con creces el elenco y que no tarda en sobresalir por encima del resto de los personajes. Fuerte, decidida y con una voluntad de hierro, es, sin duda, la figura más carismática y con la que el lector se sentirá más cómodo.
- Vidas reales: lo que verdaderamente destaca en Antes del último sueño son sus personajes. Ami Mckay les dota de humanidad y realismo y en ningún momento da la impresión de que sus reacciones son ficticias o forzadas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Lentitud histórica: la trama de Antes del último sueño, aunque bastante bien contextualizada desde el punto de vista histórico, está lastrada por una gran lentitud. Mckay se recrea a veces en exceso en descripciones emocionales o ambientales y el lector tiene la sensación de que la historia no avanza hacia ninguna dirección concreta.
- En todos los sitios: resulta un poco forzado que a lo largo de la trama Moth coincida con muchos de los acontecimientos históricos más destacados del momento. Esta coincidencia está bien para adentrar al lector en la época pero no favorece en absoluto la credibilidad de la protagonista.

Artículos relacionados
Llegaré hasta ti de Tara Hyland
La hermana de Freud de Goce Smilevski
Esplendor de Anna Godbersen
Querido, quería contarte de Louisa Young

0 comentarios :

Publicar un comentario