viernes

Reseña: 2312 de Kim Stanley Robinson

Corre el año 2312. Los avances científicos y tecnológicos han abierto una puerta a un futuro extraordinario. La Tierra ya no es el único hogar de la humanidad: lunas y planetas de todo el sistema solar se han convertido en nuevos hábitats. Pero durante este año, 2312, una serie de sucesos forzará a la humanidad a afrontar su pasado, su presente y su futuro. El primero de estos sucesos se produce en Mercurio, en la ciudad de Terminador, lugar que supone un prodigio sin precedentes de la ingeniería. Una muerte inesperada transforma la vida de Cisne Er Hong. Y Cisne, que en el pasado se dedicaba al diseño de nuevos mundos, se verá arrastrada a una intriga que tiene por objeto destruirlos.

¿Qué nos ha gustado?
- Viviendo en un asteroide: en 2312, Kim Stanley Robinson hace una labor excepcional en cuanto a la contextualización de la trama. El entorno en el que se desarrollan los acontecimientos es el mejor que el autor ha edificado hasta la fecha y realmente el lector se sentirá transportado al escenario sin esfuerzo alguno.
- Perfecto para fans: para todos aquellos que leyeron las anteriores novelas de Robinson y disfrutaron con ellas, 2312 es una obra muy recomendable. Conserva los mismos ingredientes que sus predecesoras y añade un mayor perfeccionamiento estilístico que no vimos en estas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Deja de explicarme todo: como ya ocurrió en Marte azul, Robinson se excede, y mucho, en las descripciones y explicaciones que inserta en la trama. El autor parece querer concretar hasta el más mínimo detalle y alguna que otra vez tendremos la sensación de que estamos leyendo un libro teórico de ciencia y tecnología en lugar de una novela.
- Trama eclipsada: según vas leyendo, da la impresión de que el argumento queda poco a poco eclipsado por el entorno de ciencia ficción y mundos estelares que prima en la novela. La trama queda bastante desdibujada, perdida en el maremágnum futurista que el autor construye en la novela.
- Ciencia ficción pura: 2312 es una novela que mantiene con absoluta rigidez el género de la ciencia ficción hasta el punto de resultar, en algunos puntos, demasiado específica y especializada para el público menos acostumbrado a este tipo de novelas.

Artículos relacionados
La Tierra desprevenida de Orson Scott Card
Tan cerca de Beth Revis
Planeta 86 de Dan Abnett
La colonia perdida de John Scalzi

0 comentarios :

Publicar un comentario