lunes

Reseña: Sin aliento 1. Éxtasis de Maya Banks

Cuando Gabe Hamilton vio a Mia Crestwell entrar en el salón de baile para su gran debut, supo que iba a ir al infierno por lo que había planeado. Después de todo Mia es la hermana pequeña de su mejor amigo. Salvo que ya no es pequeña.
Y Gabe ha esperado mucho tiempo para actuar de acuerdo con sus deseos.
Gabe ha desempeñado el papel principal en las fantasías de Mia en más de una ocasión desde que era una adolescente enamorada del mejor amigo de su hermano. ¿Y qué si Gabe es catorce años mayor? Mia sabe que está fuera de su alcance, pero la atracción, lejos de disminuir, se ha hecho más fuerte con el tiempo. Ahora es adulta y no hay razón para no cumplir sus deseos más íntimos.

Cuando Gabe la arrastra a su provocativo mundo, ella se da cuenta de que hay muchas cosas que desconoce sobre él o lo rigurosas que pueden ser sus exigencias. Su relación es intensa y obsesiva, pero cuando cruzan la línea de la secreta odisea sexual hacia algo más profundo, su aventura corre el riesgo de ser descubierta? y se vuelve vulnerable a una traición más íntima de lo que esperaban.

¿Qué nos ha gustado?
- Un buen heredero: para aquellos lectores que disfrutaron con la saga Cincuenta sombras o con El éxtasis de Gabriel de Sylvain Reynard, Éxtasis será, sin duda, una apuesta segura. La novela de Maya Banks recupera los mismos ingredientes de sus antecesoras, con muchas dosis de sexo y pasión y, aunque no deslumbra por su originalidad, sí consigue su propósito de hacer vivir al lector la relación de Gabe y Mia con toda su intensidad.
- Un vocabulario bien escogido: el estilo de Banks recuerda en parte al de Sylvia Day. Claro, conciso pero sin llegar a ser frío, y con una elección perfecta de las palabras y, sobre todo, de los adjetivos. La autora sabe muy bien cómo describir las escenas de sexo con todo lujo de detalles pero sin caer nunca en la pedantería.
- Una relación con corazón: el amor de Gabe y Mia no resulta tan forzado como el que vimos en La historia de X de A. J. Molloy, por ejemplo. La relación de ambos fluye con más facilidad y el lector tiene la sensación de que los sentimientos de ambos son realistas y poco inclinados a la idealización innecesaria.
- Viendo a los dos: uno de los grandes aciertos de Éxtasis es que la novela está escrita en tercera persona por lo que el lector se adentrará a partes iguales en la mente y en el corazón de los dos protagonistas. Esto aporta a la historia una mayor riqueza y nos permitirá conocer los dos lados de una misma relación.

¿Qué no nos ha gustado?
- Rápido, intenso: las escenas de sexo que van apareciendo en Éxtasis son muy concisas, prescindiendo de largos pasajes descriptivos y detalles minuciosos. Aunque esto puede ser agradecido por algunos lectores que quedaron saturados ante el detallismo de Cincuenta sombras, otros considerarlo como un descenso de la intensidad de la novela.

Artículos relacionados
Destinada a gozar de Indigo Bloome
Todo o nada de Raine Miller
Mis más secretas fantasías de Julianne MacLean
Desátame de Julie Kenner

0 comentarios :

Publicar un comentario