martes

Reseña: Siete días de locura de Tessa Dare

Minerva Highwood, una de las solteras de Cala Espinada, necesita ir a Escocia. Colin Sandhurst, lord Payne, necesita... salir de Cala Espinada. Tienen solo siete días para planear una fuga, convencer a sus familiares y amigos de que, a pesar de sus conocidas diferencias, se han enamorado locamente. Una semana que será su ruina. En estos siete días de locura deberán recorrer con éxito 650 kilómetros, esquivando a los salteadores de caminos. Un viaje en el que se verán obligados a superar sus miedos más profundos sin cometer un asesinato. Pero tal proeza les parecerá imposible pues no les quedará más remedio que compartir un pequeño carruaje por el día y una cama, aún más pequeña, por las noches.

¿Qué nos ha gustado?
- Buena sintonía: el romance de Colin con Minerva es una mezcla explosiva en la que no falta el amor más apasionado, el humor y la ternura, todo ello construido poco a poco, sin prisas innecesarias y utilizando el realismo como principal baluarte.
- Sin fórmulas: Tessa Dare no utiliza en Siete días de locura la clásica fórmula romántica de desententidimientos y malentendidos entre enamorados que tan manida está ya. Por el contrario, opta por una trama más sencilla en la que prima el conocimiento personal y el entendimiento mutuo por encima de los enredos amorosos.
- Dos héroes compatibles: Colin y Minerva son dos héroes muy diferentes entre sí que, sin embargo, forman una pareja única a la que no le falta chispa y cuya compatibilidad narrativa está fuera de toda duda. Un buen ejemplo de que los polos opuestos también pueden formar un tándem ideal.
- Estilizando el amor: Siete días de locura es una novela muy bien escrita en la que se aprecia sobre todo el poder descriptivo que tiene la autora. Dare nos sumerge en los paisajes por los que atraviesan Colin y Minerva en su viaje con sencillez pero efectividad haciéndonos partícipes de los entornos en los que se enmarcan los personajes.

¿Qué no nos ha gustado?
- Monotonía: después de encadenar varias escenas de sexo similares y de convertir el viaje a Escocia de los protagonistas en una exaltación amorosa en la que poco o nada ocurre más allá de sus encuentros personales, la novela se vuelve bastante tediosa. Algún aliciente adicional, además del componente amoroso, habría aportado algo de variedad a la trama.

Artículos relacionados
La vida es breve y el deseo infinito de Patrick Lapeyre
Reflejada en ti de Sylvia Day
La boda de la temporada de Laura Lee Guhrke
Mis más secretas fantasías de Julianne MacLean

0 comentarios :

Publicar un comentario