martes

Reseña: Los tecnólogos de Matthew Pearl

Boston, 1868. El Instituto de Tecnología de Massachusetts se ha adjudicado la misión de utilizar la ciencia en beneficio de todos. Sin embargo, cuando los instrumentos de navegación de los buques se descontrolan inexplicablemente y, poco después, otra misteriosa catástrofe deja devastado el corazón de la ciudad, una implacable sombra se cierne sobre el MIT. ¿Se trata de un sabotaje llevado a cabo con medios científicos o es la Naturaleza que se rebela contra el intento humano de controlarla? Armados de ingenio y de su extraordinaria formación científica, los me­jores estudiantes de la primera promoción del Instituto -Marcus Mansfield, un discreto veterano de guerra de gran talento; el irreprimible Robert Richards; Edwin Hoyt, el genio de la clase, y la recién llegada y brillante Ellen Swallow- formarán una sociedad secreta para salvar vidas inocentes e investigar la verdad.

¿Qué nos ha gustado?
- Construyendo personajes: si en algo es diferente Los tecnólogos con respecto a las novelas anteriores de Matthew Pearl es en la construcción de los personajes. El autor concede en esta última novela una mayor importancia al trasfondo personal del elenco por lo que los protagonistas ganan en profundidad narrativa y en riqueza personal.
- Los orígenes de Boston: Pearl realiza en Los tecnólogos una muy buena contextualización histórica de la época en la que se sitúan los acontecimientos. La formación de Boston como ciudad aparece retratada con rigor y el lector consigue sentir la esencia misma del momento gracias al detallismo con el que Pearl recrea el entorno.
- Sumergiéndonos: tal vez el gran acierto de Pearl en Los tecnólogos es la capacidad de la novela por arrastrarnos a su interior. Aunque al principio puede costar un poco identificar a los personajes, Pearl no tarda en subsanar los baches iniciales hasta convertir la trama en un thriller de tintes históricos que recoge lo mejor del género y que se desenvuelve con un dinamismo perfecto para evitar que el lector se aburra.

¿Qué no nos ha gustado?
- Exceso informativo: en Los tecnólogos, Pearl inserta mucha información científica-técnica que puede no gustar demasiado a aquellos lectores menos familiarizados con este ámbito. Los largos pasajes descriptivos de experimentos y ensayos clínicos, por ejemplo, resultan constantes y con muchos nombres concretos que escapan a los conocimientos generales del común de los mortales.
- Ciencia superpotenciada: Pearl plantea una hipótesis científico-biológica en Los tecnólogos heredada de las teorías darwinistas que peca un poco de irreal. El ataque biológico a Boston no termina de cobrar sentido teniendo en cuenta las bases teóricas sobre las que se asienta y en algunos aspectos la trama se acerca más a la ciencia ficción que al realismo histórico.

Artículos relacionados
La biblioteca perdida de A. M. Dean
El fin de los escribas de Glenn Cooper
El cementerio vacío de Ramiro Pinilla
Palabras rotas de Karin Slaughter

0 comentarios :

Publicar un comentario