martes

Reseña: La mujer de púrpura de Jeanette Winterson

Las infames brujas de Lancashire, una historia que contar. «El norte es un lugar oscuro». Así empieza esta novela de Jeanette Winterson, que está en la lista de bestsellers en Inglaterra. Podríamos definirla como una novela gótica porque ahí están todos los elementos del género, pero la voz de Winterson la convierte en una buena novela a secas. La historia se basa en un hecho real: el juicio a unas mujeres en Lancashire, acusadas de brujería en tiempos de Jaime I, un rey protestante obsesionado con la idea de «limpiar» Inglaterra de toda huella de herejía. Incluso existe un informe escrito de los hechos, firmado por el notario que asistió al proceso, pero obviamente sus palabras son tendenciosas.

¿Qué nos ha gustado?
- Empezando y terminando bien: tanto los capítulos iniciales como los finales son, sin duda, los mejores de toda la novela. La mujer de púrpura arranca con una fuerza narrativa que se mantiene hasta bien entrado el primer tercio y que consigue asegurar el interés del lector. Los episodios finales vuelven a recuperar este empuje, perdido durante la mitad de la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- No consigues enganchar: aunque se aprecian los intentos de Jeanette Winterson por aprovechar el componente de misterio de la novela, la autora no termina de convencer en este sentido. La trama falla en la construcción efectiva del suspense y, al final, da la impresión de que no se explotan lo suficiente las posibilidades narrativas de la novela.
- Sin un estilo claro: en cuanto a la prosa, La mujer de púrpura resulta una novela contradictoria. En algunos puntos, la narrativa de Winterson es realmente brillante, con un auténtico despliegue de vocabulario y juegos lingüísticos. En otros, sin embargo, los diálogos resultan insulsos, muy lejos del nivel que cabría esperar de la autora.
- Mezclando historia y magia: Winterson ofrece en La mujer de púrpura una visión muy controvertida sobre los juicios contra supuestas brujas celebrados en Pendle. Aunque, si bien es cierto que Winterson recrea muy bien la época histórica, el toque sobrenatural que la autora imprime a unos hechos tan crueles no solo limita la credibilidad de la trama sino que también parece una justificación velada de los sucedido.
- Hiriendo sensibilidades: algunas escenas recogidas en La mujer de púrpura pueden resultar, cuanto menos, molestas para algunos lectores. La profusión de detalles escabrosos y los propios acontecimientos a los que se enfrentan las acusadas no son siempre dulces ni llevaderos.

Artículos relacionados
Bajo un árbol milenario de Vaddey Ratner
Una reina en el estrado de Hilary Mantel
Ayer no más de Andrés Trapiello
El silencio de tu nombre de Andrés Pérez Domínguez

0 comentarios :

Publicar un comentario