miércoles

Reseña: El huevo de oro de Donna Leon

Un hombre sordo y retrasado que trabaja en una tintorería del vecindario de Brunetti aparece muerto por una sobredosis de pastillas. Su inquietud, el sentimiento de culpabilidad por su propio desinterés y el hecho de que haya muy pocos precedentes de suicidas con minusvalías psíquicas hacen que Brunetti se ponga en marcha. Lo que comienza como una simple pesquisa termina convirtiéndose en una compleja investigación en la que se vuelca toda la comisaría cuando nuestro protagonista descubre que el fallecido no fi gura en ningún registro y que todo aquel con el que habla tiene algo que ocultar.¿Puede alguien ser tan ciego ante su propia codicia como para matar a la gallina de los huevos de oro? La respuesta, en boca de Séneca: «El que tiene mucho, desea de más».

¿Qué nos ha gustado?
- De nuevo, paseando por Venecia: algo que no ha perdido nunca la serie protagonizada por el detective Brunetti es la bellísima ambientación. En El huevo de oro, la autora vuelve a trasladarnos a la atmósfera veneciana, a deleitarnos con las jugosas descripciones de la comida y a introducirnos en el día a día de la ciudad de los canales con la misma efectividad de siempre.
- Más misterio que antes: en Las joyas del paraíso, Leon no dotó a la novela de la suficiente carga de suspense como para asegurar el interés del lector. Por suerte, en El huevo de oro este error se corrige y la trama resulta lo suficientemente atractiva como para mantenernos leyendo hasta el final.
- Recuperándonos: con sus últimas novelas, Leon bajó bastante el listón de la serie que durante tantos años le ha estado dando éxitos. Sin embargo, con El huevo de oro parece haber recuperado parte de la magia que tenían las obras iniciales de Brunetti gracias a la buena construcción dramática de la novela y al mejorado trasfondo narrativo de los personajes.
- La vida en casa: en El huevo de oro, el lector se adentra mejor que nunca en la vida privada de Brunetti. Las conversaciones con Paola y los niños durante las comidas no solo sirven como hilo conductor de temas generales como la política, la mafia o la corrupción sino que también muestran el lado más humano de un personaje que va ganando fuerza con cada novela que pasa.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un principio complicado: hasta el capítulo ocho no sucede casi nada en la trama de El huevo de oro y los pocos acontecimientos que hay ocurren a una velocidad muy lenta. Este principio tan poco alentador puede desanimar a más de un lector hasta hacerle dudar sobre la continuación de la lectura.

Artículos relacionados
Cuando el río suena de Joe Lansdale
El chico de Steve Hamilton
Encerrada de Kerry Wilkinson
Experimento letal de John Locke

0 comentarios :

Publicar un comentario