miércoles

Reseña: Caminos cruzados de Paul Young

Anthony Spencer es un ser egoísta y despiadado. Una hemorragia cerebral lo deja en coma y pronto experimenta un «despertar» a un mundo surrealista, un paisaje aterrador que refleja la desolación de su alma y las terribles dimensiones de su vida terrenal. En este lugar se comunica vívidamente con Jesús, cuyas instrucciones sigue ante la posibilidad de que le conduzcan a la redención. ¿Provocará que Tony examine su vida esta inesperada conjunción de sucesos? ¿Tendrá el valor de tomar una decisión que pueda resarcir la grave injusticia que puso en marcha antes de entrar en coma?

¿Qué nos ha gustado?
- Elevación espiritual: Caminos cruzados sigue la línea de novelas precedentes, como Las crónicas de Narnia de C. S. Lewis, al presentar una trama que esconde tras de sí un importante trasfondo religioso-moralista. Paul Young invita al lector a reflexionar sobre temas de gran calado, la mayoría de ellos de inspiración cristiana, que ya fueron tratados de forma más liviana en La cabaña y que en Caminos cruzados adquieren una importancia nuclear.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin conexión: la trama de Caminos cruzados resulta en muchos puntos confusa y vaga. Esto se debe, en parte, a que Young no conecta los hilos argumentales de forma tan efectiva como sí hizo en La cabaña y, al final, da la impresión de que toda la trama se mueve en muchas direcciones diferentes, ninguna de ellas convergente.
- Repitiendo algunas ideas: según vamos leyendo Caminos cruzados, el lector no tardará en apreciar las claras similitudes que existen entre el último trabajo de Young y el anterior. Ambas novelas siguen la misma línea argumental y una premisa muy parecida, con muchos puntos en común, que disminuyen la originalidad de Caminos cruzados y la asemejan sospechosamente a su predecesora.
- Complejo mundo religioso: la trama de Caminos cruzados posee una importante complicación argumental. Los temas que se tratan, muchas veces requieren un conocimiento considerable de conocimiento religioso para entender todos los simbolismos y juegos metafóricos que Young va insertando paulatinamente en la novela.

Artículos relacionados
Te llevaré a un lugar donde todo es posible de Laurent Gounelle
Brújulas que buscan sonrisas perdidas de Albert Espinosa
¿Dónde estás, Bernadette? de Maria Semple
La felicidad es un té contigo de Mamen Sánchez

0 comentarios :

Publicar un comentario