viernes

Reseña: Ashford park de Lauren Willig

Lauren Willig, cuyos bestsellers aparecen siempre en las listasde los libros más vendidos del New York Times, teje en Ashford Park una red de deseo, poder y pérdidas que nos lleva desde los cerrados círculos de la sociedad británica hasta los rascacielos de Manhattan y las arenosas colinas rojizas de Kenia, y desde la Primera Guerra Mundial hasta el mundo de hoy.

¿Qué nos ha gustado?
- Una visión retrospectiva: la trama de Ashford park se ubica en tres escenarios principales –Inglaterra, África y EE.UU.– que se suceden de forma correlativa conforme las dos narradoras se van alternando. Este cambio de emplazamiento, lejos de resultar confuso para el lector, aporta a la novela exotismo y diversidad y confiere a la trama una visión muy complementaria de lo que era el mundo antes y después de las dos guerras mundiales.
- Para los amantes de las sagas familiares: Ashford park es una novela perfecta para aquellos lectores que ya disfrutaron con libros como Llegaré hasta ti de Tara Hyland, La viola de Tyneford House de Natasha Solomos o La canción de los maoríes de Sarah Lark. Lauren Willig combina lo mejor de las sagas familiares con una vibrante historia de amor hasta conformar una trama cargada de sentimiento, en la que no faltan los romances imposibles, las muertes trágicas y la lucha por la supervivencia.
- Mejorando la caracterización: uno de los fallos de Willig en Pink Carnation fue la falta de profundidad que aquejaba a sus personajes. En Ashford park este fallo parece haberse subsanado en gran medida y el elenco de la novela posee mejor caracterización y, desde luego, más carisma del que demostraron sus predecesores.
- Otro éxito más: a Willig ya la conocimos gracias a su saga Pink Carnation en la que ya dejó entrever la buena acogida que su estilo y sus tramas tenían entre los lectores. Aunque de temática y ambientación diferente, Willig vuelve a repetir fórmula del éxito con Ashford park, recuperando los mismos desarrollos argumentales trepidantes y las explosiones sentimentales que caracterizan todas sus novelas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Detalles perdidos: en algunos capítulos, el lector tiene la sensación de que Willig se apresura demasiado en el desarrollo de ciertos acontecimientos. No tenemos oportunidad de apreciar realmente el dolor de Bea ante sus fracasos sentimentales, por ejemplo, o la evolución de Addie mientras permanece al frente de la plantación de café.

Artículos relacionados
Pasado imperfecto de Julian Fellowes
El invierno del mundo de Ken Follet

Assur de Francisco Narla
Imperator de Isabel San Sebastián

0 comentarios :

Publicar un comentario