martes

Reseñas: Cuatro caminos hacia el perdón de Ursula K. Le Guin

En un mundo donde toda la humanidad está dividida en bienes y propietarios, donde tradición y liberación se entienden como términos contrapuestos y las mujeres son esclavas de esclavos, la libertad toma muchas formas: conocimiento, amor, compasión o coraje. Los planetas Werel y Yeowe, en los extremos del universo, albergan una sociedad compleja y perturbadora, en la que unos pocos e inolvidables personajes luchan por llegar a ser plenamente humanos. En esos mundos remotos – que se parecen mucho al nuestro– no hay preguntas insignificantes ni tampoco fáciles respuestas.

¿Qué nos ha gustado?
- Distintas visiones: Cuatro caminos hacia el perdón es en realidad una combinación de cuatro historias paralelas que se ubican en el mismo entorno y que mantienen una conexión argumental entre sí. Esto hace que la trama resulte más diversa y cambiante de lo que fue Historias de Terramar, con líneas argumentales que se entrelazan y que van aportando visiones encontradas sobre una misma realidad.
- Lee y piensa: la trama de Cuatro caminos hacia el perdón, aunque fraccionada en distintas historias paralelas, consigue mantener la complejidad y profundidad tan propia de las novelas de Ursula K. Le Guin. La autora aborda temas de gran calado, planteados de una manera metafórica en algunos casos, que invitan al lector a recapacitar con cada página que pasa.

¿Qué no nos ha gustado?
- El lado social de la ciencia ficción: como ya ocurrió en La mano izquierda de la oscuridad, Le Guin imprime una visión claramente antropológica-biológica a la trama de Cuatro caminos hacia el perdón, aunque el género en el que se enmarca la novela sea claramente el de la ciencia ficción. La autora no se pierde en detalles espaciales ni tecnológicos sino que profundiza en el lado más social del género, algo que puede no gustar a los amantes más acérrimos de la ciencia ficción.
- No estás en tu mejor forma: Cuatro caminos hacia el perdón no es la mejor obra que ha salido de las manos de Le Guin. De hecho, parece más bien un refrito de sus anteriores novelas, inconexo e incongruente en algunos puntos, en vez de un trabajo bien escrito y mejor pensado como los que la autora solía hacer.

Artículos relacionados
En el camino de Jellicoe de Melina Marchetta
El evangelio de las aves de Adam Novy
La última princesa de Galaxy Craze
El cementerio de barcos de Paolo Bacigalupi

0 comentarios :

Publicar un comentario