jueves

Reseña: Tu mentira más dulce de María Goodin

La vida no es ficción ni realidad, sino todo lo que hay en medio… Meg creció en un mundo donde la comida y la fantasía se mezclaban, donde su madre la dejó reposar en la despensa, como si fuera un pan, porque era un bebé muy menudo y tenía que crecer; y utilizaba sus dientes de leche como abrelatas, de lo afilados que eran. Esto es, hasta que Meg cumplió los cinco años y sus compañeros del cole se empezaron a burlar de ella por todas las mentiras que su madre le contaba y que ella se creía. Ahora, con veintitantos, Meg es una científica que le ha dado la espalda a la ficción y la fantasía y que deja que la lógica pura dirija su vida, sin concesiones.

¿Qué nos ha gustado?
- Siguiendo los pasos de la magia: el amor que siente Valerie por la cocina inspira toda una serie de cuentos, que recuerdan bastante a la tradición del realismo mágico, y que transforman la trama en una imaginativa narración de comidas parlantes e ingredientes andarines, perfecta para los lectores más golosos.
- Prosa son imaginación: el estilo de María Goodin es lo más potente que tiene la obra. La autora consigue con su narración evocar escenas y convertir lo irreal en real con facilidad, sin necesidad de recurrir a retorcimientos del lenguaje. Una prosa distendida, apta para todo tipo de público, que, sin embargo, nos hace disfrutar al máximo de la lectura.
- Historia con moraleja: Tu mentira mas dulce es una novela simbólica, cargada de dobles sentidos y metáforas encubiertas, que zigzaguea entre el amor, la pérdida y la familia, invitando al lector a la reflexión moralista y personal. Profundidad y calado sentimental que toca la fibra sensible de quien lee la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- Huecos y más huecos: escrita a partir de una historia corta, la trama de Tu mentira más dulce no resulta demasiado coherente en algunos puntos. La autora deja en el aire muchas cuestiones y lagunas que no terminan de quedar resueltas, lo que provoca un cierto carácter incompleto del argumento.
- Personajes planos: el mayor defecto de Tu mentira más dulce es la débil caracterización que la autora hace de los personajes. Todo el elenco resulta demasiado llano como para que el lector pueda sentir una mínima simpatía por las figuras que intervienen en la trama y, al final, todos ellos quedan reducidos a meros complementos de una trama que supera en calidad y complejidad a los personajes.

Artículos relacionados
Un viaje de diez metros de Richard Morais
El libro de los veranos de Emylia Hall
La casa de los primates de Sara Gruen  
Encuéntrame en el Cupcake café de Jenny Colgan

0 comentarios :

Publicar un comentario