viernes

Reseña: Tokio año zero de David Peace

Tokio ha sido gravemente dañada por los bombardeos aliados, la población se muere de hambre mientras los vencedores, déspotas y brutales, ocupan el territorio. En medio del calor y del caos, el inspector de policía japonés Minami se dirige sin mucha convicción a la escena de un crimen. Una mujer joven ha aparecido estrangulada en un parque de la ciudad y Minami intuye que es cuestión de tiempo que se encuentren más cadáveres. Adicto a los calmantes y apresado en las redes del señor del crimen local, el inspector se esfuerza por averiguar el origen de estos crímenes complejos y escalofriantes cada vez más convencido de que su propio pasado y sus más oscuros secretos están ligados a los de su asesino.

¿Qué nos ha gustado?
- Un héroe oscuro: el protagonista de Tokio año zero, Minami, es una figura que, a pesar de su controvertida personalidad y su sombrío trasfondo, está muy bien construida. David Peace imprime a su carácter una fuerza especial y su presencia siempre consigue dejar tras de sí un halo especial, que no tienen el resto de personajes.
- Tokio bajo ocupación: desde el punto de vista histórico, Tokio año zero es una novela que sobresale bastante. Peace reconstruye con rigor todas las injusticias y penalidades de la ciudad y sus habitantes durante los años de la ocupación norteamericana, sin dejar en el tintero datos ni descripciones de sucesos y personajes reales, como el general MacArthur.
- Prosa samurai: Tokio año zero es una novela muy bien escrita, con cierto aire poético en algunas partes de la obra. Peace hace alarde de un dominio lingüístico sobresaliente y unas descripciones en las que no falta detallismo ni perfección estilística. Aún así, el estilo de Peace puede resultar a veces un tanto pedante en algunos diálogos y monólogos interiores.

¿Qué no nos ha gustado?
- No avanzamos: tal vez en parte por la prosa contemplativa de Peace, Tokio año zero es una novela que se desarrolla con muchísima lentitud, casi a un ritmo soporífero. No hay acción de ningún tipo y los procedimientos de la investigación son tan rigurosos que a veces resultan excesivos.
- Extraña: Tokio año zero es una novela poco convencional. En apariencia es un libro de ssupense que puede recordarnos a La salvación de una santa de Keigo Higashino. Pero, en realidad, el último trabajo de Peace es un libro excéntrico, que no sigue los cánones clásicos de la literatuela negra y que opta por una trama enrevesada, compleja, incómoda en ocasiones y demasiada oscura.

Artículos relacionados
Sacrificio a Mólek de Asa Larsson
Atomka de Franck Thilliez
Dos tumbas de Douglas Preston y Lincoln Child
Perdida de Gillian Flynn

0 comentarios :

Publicar un comentario