viernes

Reseña: Made in India de Sophia Bennett

Crow ha diseñado su primera colección para Miss Teen, Jenny ha conseguido un papel en una obra de teatro, Eddie ha sido nominada a un premio de blogs, y Nonie empieza a salir con un bailarín guapísimo de la Royal Opera House. Pero las cosas se tuercen cuando una asociación acusa a Miss Teen de emplear a niños en sus fábricas de la India. Las acusaciones se difunden por la red, y los directores de Miss Teen tienen la brillante idea de mandar a Crow, Eddie, Nonie y su hermano Andy al colorido y mágico Bombay para investigar la verdad.

¿Qué nos ha gustado?
- Una cronista para divertirnos: como narradora, Nonie es una figura excelente. Su voz posee la fuerza y el empuje suficiente como para hacer que la trama fluya con naturalidad, sin atropellos ni prisas, mientras aporta a los acontecimientos un toque muy personal que nos acercará su vida y la de sus amigas con sencillez.
- Diviértete: Sophia Bennett tiene un estilo fresco y ligero, perfecto para un público juvenil que busque una novela amena y rápida. Además, el humor que la autora imprime, sobre todo en los diálogos, hace que las carcajadas estén aseguradas.
- Adentrándonos en las pasarelas: Bennett ofrece en Made in India un retrato sobre el mundo de la moda que sumergirá al lector en el intrincado mundo de la creación y de las pasarelas. Junto a las protagonistas, recorreremos los entresijos de las bambalinas y los talleres de diseño, mientras nos codeamos con los últimos diseños de las grandes firmas de moda.

¿Qué no nos ha gustado?
- Tus creaciones no impresionan: Made in India es una novela muy predecible. La trama no ofrece un mínimo de complejidad por lo que no es difícil prever por dónde van a ir desarrollándose los hechos mucho antes de que ocurran.
- Idealizando a todos: los personajes de Made in India, sobre todo las tres protagonistas, son demasiado perfectas como para resultar creíbles. Es cierto que la naturalidad de sus actuaciones suple, en parte, este defecto, pero, aún así, el excesivo idealismo que Bennett imprime a sus personalidades resulta sospechoso.

Artículos relacionados
La lista de los nombres olvidados de Kristin Harmel
La felicidad es un té contigo de Mamen Sánchez
Brújulas que buscan sonrisas perdidas de Albert Espinosa
Las poseídas de Betina González

0 comentarios :

Publicar un comentario