miércoles

Reseña: La trama de los 18 de Eric Bowman

Al cumplir los dieciocho, los chicos del pueblo de Barro Negro desaparecen.Para siempre. Y sin ninguna explicación...Lo llaman «el Rapto»: la medianoche antes de su decimoctavo cumpleaños, la tierra tiembla, sopla un viento helado, del cielo desciende una luz cegadora... y todos se desvancen por siempre jamás.Todavía faltan unos meses para que a Gray Weathersby le llegue su turno, pero cuando su hermano Blaine es víctima del Rapto, todas las verdades de su pequeño mundo se tambalean...

¿Qué nos ha gustado?
- Un protagonista que no pasa desapercibido: Gray es un personaje al que es difícil no querer en cuanto aparece en la trama. Su figura resulta humana y, sobre todo, muy atractiva, con una personalidad que se siente real y sincera. La relación que mantiene con su hermano aporta además a este personaje un handicap que multiplica su encanto y le hace más efectivo.
- Un nuevo mundo postapocalíptico: el universo en el que se desarrolla La trama de los 18 aporta un extra a la trama que mejora, sin duda, el conjunto de la novela. El entorno es, a la vez, tétrico y cautivador, con unas bases políticas y sociales bien pensadas y desarrolladas que hacen que el lector se sienta inmerso en el escenario.

¿Qué no nos ha gustado?
- Perdiendo interés: la trama de La trama de los 18 arranca con unos primeros cinco capítulos sin mácula que nos harán devorar el primer tercio de la novela en una tarde. Pero a partir de la mitad del libro, el argumento va perdiendo este empuje inicial. Y es que, después de que Gray y Emma abandonan Claysoot, todo empieza a complicarse de una manera extraña e inconsistente que desluce la premisa original.
- Aceptando lo imposible: los personajes de La trama de los 18 no resultan todo lo reales que uno podría desear. Su facilidad para aceptar todo cuanto ocurre a su alrededor, aunque sea lo más increíble, es muy sospechosa y sus reacciones parecen en muchas ocasiones impostadas y artificiales.
- ¿Por qué corres?: el ritmo de la trama es, tal vez, el peor defecto de La trama de los 18. Eric Bowman imprime a la novela una velocidad que no deja de resultar incómoda por lo rapidez con la que se desarrollan los acontecimientos hasta el punto de que, en ciertos capítulos, el lector no tendrá tiempo suficiente para asimilar todo cuanto ocurre.

Artículos relacionados
Tan cerca de Beth Revis
Legend de Marie Lu
Trono de cristal de Sarah J. Maas
La selección de Kiera Cass

0 comentarios :

Publicar un comentario