viernes

Reseña: La canción del exilio de Kiana Davenport

Davenport se basa en las extraordinarias historias de su pueblo para crear una narración atemporal, apasionada, sobre el amor, la supervivencia, la tragedia, el triunfo y la trascendencia vital. Con una prosa cautivadora y un estilo sensual, La canción del exilio sigue la suerte de la familia Meahuna y la odisea de un hombre que busca a su alma gemela, a quien la guerra arrancó de su lado. Ubicada en un complejo y exótico Hawai, en los duros años de la Segunda Guerra Mundial, esta historia fascinante presenta un imaginativo elenco de personajes que se elevarán, magnífica y contundentemente, por encima de sus circunstancias, redimidos por el poder espiritual del paisaje que los rodea y la impresionante belleza de sus islas.

¿Qué nos ha gustado?
- El sufrimiento de la guerra: las descripciones crudas y precisas de las que hace alarde Kiana Davenport hacen que el lector no tarde en sufrir en su propia piel las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial. La autora no escatima en detalles para que sintamos el hambre, el dolor y el deterioro mental conforme los protagonistas son sometidos a crueldades y atropellos en su lucha por la supervivencia.
- La belleza de Hawaii: entremezclada con el duro retrato bélico, Davenport inserta un preciosista retrato de Hawaii. La vida en la isla, las tradiciones y las creencias religiosas de sus habitantes se van desgranando poco a poco, en un despliegue de colorido y poder descriptivo que demuestra la capacidad evocadora de la autora.
- El sufrimiento ajeno: como buen drama, La canción del exilio es una novela que ahonda muy bien en el alma de los personajes. Davenport sabe cómo enterrar al lector en los sentimientos y sufrimientos de Keo y Sunny, haciendo que estos resulten, al mismo tiempo, cercanos con el lector y atractivos.

¿Qué no nos ha gustado?
- Lágrimas amargas: La canción del exilio no es un libro sencillo y ligero, de esos que puedes leer de camino al trabajo. La trama trágica y el entorno bélico asfixiante hacen de la obra una lectura densa, en la que las risas quedan pronto hundidas bajo el drama que esconden los acontecimientos. Un libro poco apto para aquellos que deseen disfrutar de un rato entretenido.
- Retorciendo palabras: la prosa de Davenport es demasiado compleja en algunas partes de La canción del exilio. Su estilo resulta elevado, con una elección de palabras muy bien pensada pero, al mismo tiempo, poco asequible para muchos lectores.

Artículos relacionados
Soldados de honor de Adrian Goldsworthy
Nombre en clave: verity de Elizabeh Wein
Bajo un árbol milenario de Vaddey Ratner
Las flores de la guerra de Geling Yan

0 comentarios :

Publicar un comentario