miércoles

Reseña: Estambul de Joseph Kanon

Estambul ha sido durante la Segunda Guerra Mundial un imán para refugiados, espías y todo tipo de traficantes de secretos. Leon Bauer, expatriado norteamericano, ha vivido en ese mundo de sombras, haciendo de correo para los aliados. Ahora que la guerra ha terminado y muchos integrantes de la comunidad internacional se disponen a abandonar la ciudad, Leon recibe un último encargo aparentemente rutinario. Pero algo sale mal, se produce un tiroteo, alguien muere y Leon se ve inmerso en una intriga que le obligará a cuestionarse sus lealtades y sus certezas morales.

¿Qué nos ha gustado?
- Un thriller profundo: Estambul sigue la línea de novela precedentes como Los prisioneros del cielo de James Lee Burke aunque con un cierto toque diferente. En la novela no faltan tiroteos ni persecuciones pero Joseph Kanon entrelaza además junto a estas escenas de acción cuestiones trascendentales que se van desgranando conforme avanza la historia y que aportan bastante profundidad a una novela que, de otra forma, sería bastante superficial.
- ¿Lo harás o no lo harás?: Leon Bauer, el protagonista de Estambul, es una figura que convence por lo bien trabajada que está su personalidad. La disyuntiva sobre el honor y la verdad a la que se enfrenta consigue sacar mucho jugo al personaje y, al final, su presencia se vuelve esencial en la novela.
- Prepárate para correr: a pesar del trasfondo moralista que tiene la novela, Estambul es una obra que no cansa por la lentitud empastada de su desarrollo. Kanon aporta la suficiente acción y los necesarios giros y sorpresas como para que todo fluya con un ritmo adecuado para el lector.

¿Qué no nos ha gustado?
- Prosa imprecisa: la narrativa de Kanon no es el gran acierto de la novela. Los diálogos, sobre todo, resultan un tanto confusos por la poca claridad que poseen y, al final, el lector tiene la sensación de que el estilo general del autor es demasiado tupido como para resultar fluido.

Artículos relacionados
Lumen de Ben Pastor
En la oscuridad de Ian Rankin
Cold cold ground de Adrián Mckinty
Sabotaje de Clive Cussler y Justin Scout

0 comentarios :

Publicar un comentario