lunes

Reseña: Calle Dublín de Samantha Young

Cuatro años atrás, Jocelyn Butler dijo adiós a su trágico pasado en Estados Unidos para empezar una nueva vida en Edimburgo. Pero cuando se muda a un apartamento en Dublin Street y conoce al hermano mayor de su compañera de piso, todo cuanto ha intentado proteger se ve sacudido hasta lo más profundo. Braden Carmichael es un hombre que siempre consigue lo que quiere, y ahora la quiere a ella. Sabedor de que Jocelyn ha renunciado a establecer cualquier clase de relación, le propone dar rienda suelta a la intensa atracción que siente el uno por el otro, sin dejar que la relación vaya más allá del sexo. Jocelyn acepta, sin imaginar que el atractivo escocés se enamorará de ella sin remedio.

¿Qué nos ha gustado?
- Romance profundo: Calle Dublín no es una novela ligera, centrada por completo en asuntos eróticos. Samantha Young aporta temas de gran calado como la muerte o la destrucción personal que hacen que el argumento gane algo de profundidad temática y que la novela no resulte tan monótona como otras obras similares.
- Las conversaciones son tu fuerte: el estilo de Young no es sobresaliente pero tampoco resulta un lastre insufrible. Sin grandes explosiones estilística, la autora aboga más por la sencillez y la efectividad que por los retorcimientos. Los diálogos, sobre todo los protagonizados por Joss, son el gran acierto de la autora.
- Relación amorosa: el romance de Jocelyn y Braden está bastante bien hilvanado. No es apresurado en exceso y todo se desarrolla a un ritmo coherente y realista, aunque, sí es cierto que Young concede demasiada importancia a las escenas sexuales como núcleo de la relación.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin alma: el personaje de Braden, coprotagonista de la novela, es una figura bastante llana sobre la que Young no profundiza lo suficiente como para que el lector sienta un mínimo aprecio por él. Sus emociones son insondables y no entendemos muchos de sus comportamientos por lo mal construido que está el personaje.
- Volviendo siempre a lo mismo: Calle Dublín habría ganado mucha fuerza argumental si Young hubiera prescindido de, al menos, cien o doscientas paginas de total. La trama resulta a veces demasiado redundante, repitiendo los mismos clichés una y otra vez hasta aburrir al lector.

Artículos relacionados
El lago de los sueños de Lisa Kleypas
La boda de la temporada de Laura Lee Guhrke
La vida es breve y el deseo infinito de Patrick Lapeyre
El tango de la guardia vieja de Arturo Pérez Reverte

1 comentarios :

Aunque tiene alguna trama y algun secreto por parte de ambos protagonistas, no por ello deja de ser una novela erotica con exceso de sexo y descripciones para mi gusto.Le hubiera sobrado 5 o 6 escenitas.Por lo demas se puede leer para pasar el rato

Publicar un comentario