miércoles

Reseña: Tiempo de cenizas de Jorge Molist

Tiempo de cenizas, una novela apasionante y ambiciosa que nos traslada a finales del siglo xv, donde una librería se convierte en el centro de las intrigas de una Roma dominada por los Borgia. En estos años convulsos la lucha por la dignidad de su familia y la libertad llevará al librero, Joan Serra, a combatir junto al Gran Capitán por la conquista de Nápoles, a convertirse en fraile para derrocar a Savonarola en Florencia, a enfrentarse a la Inquisición y a la peste en España, y a participar en la gloria y la caída de una familia única en la historia: los Borgia.

¿Qué nos ha gustado?
- Continuando el éxito: Tiempo de cenizas es una continuación casi lineal de la anterior novela de Jorge Molist, Prométeme que serás libre. Joan vuelve a ser el protagonista de esta segunda entrega y su lucha por la libertad es, una vez más, el núcleo central de la trama. Sin embargo, esto no significa que sea estrictamente necesario hacer leído antes Prométeme que serás libre para poder adentrarnos en el argumento de Tiempo de cenizas. Molist idea la trama de tal forma que ambas novelas mantienen una obvia relación pero sin que llegue a crearse una dependencia entre ellas.
- Los Borgias dan juego: como en todas las novelas en las que aparece alguno de los miembros del clan Borgia, en Tiempo de cenizas no faltan ni las intrigas políticas ni la corrupción descarada tanto de Rodrigo como de sus hijos. Molist concede mucha importancia dentro de la trama a esta familia tan particular, verdaderos instigadores de la acción y el dinamismo dentro del argumento, y que, en algunos momentos, llegan a eclipsar incluso al mismísimo protagonista.
- Siguiendo el mismo patrón: al igual que Prométeme que serás libre, Tiempo de cenizas está estructurada en una sucesión de episodios cortos que se suceden sin pausas innecesarias entre sí. Esto hace que, a pesar de las más de 700 páginas que tiene la novela, la trama pase muy rápido, sin esfuerzo alguno para el lector, siendo tan amena y distendida como su antecesora.
- Viviendo entre papas: aunque la ambientación de Prométeme que serás libre tenía pocos o casi ningún error, los escenarios de Tiempo de cenizas son incluso mejores. Molist nos traslada a pleno corazón de Roma, a los pasillos secretos del Vaticano y a las calles llenas de vida de la Ciudad Eterna. Las descripciones nos hacen sentir inmersos en la historia, sin que resulten excesivas ni demasiado detalladas como para aburrir a los más impacientes.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un romance que crece pero no convence: en Prométeme que serás libre, el romance entre Anna y Joan resultó demasiado apresurado, casi insertado con calzador, en una trama en la que el amor no parecía tener cabida. En Tiempo de cenizas, Molist corrige en parte este fallo y hace que la relación entre los dos protagonista resulte más coherente con el argumento aunque no llega nunca a hacer que el amor entre ambos sea tan intenso como cabría esperar.

El reverso de la fortuna de Michael Ennis
Bajo un árbol milenario de Vaddey Ratner
Una reina en el estrado de Hilary Mantel
Assassin's Creed. Revelaciones de Oliver Bowden

0 comentarios :

Publicar un comentario