miércoles

Reseña: Si escucharas mi corazón de Sara Rattaro

Una mujer nunca sabe hasta dónde es capaz de llegar en el amor si no se convierte en madre. Carlo y Viola son, en apariencia, una familia feliz y unida. Tienen aquello que todos desearían. Viola es guapa, deseada y vital, el mundo le sonríe hasta el momento en que debe enfrentarse a la verdad para salvar a su hija Luce, criada más por un entregado padre que por ella misma. Viola habrá de enfrentarse a su pasado, construido sobre un montón de mentiras.

¿Qué nos ha gustado?
- Relacionándolos: Si escucharas mi corazón es, ante todo, una novela sobre las relaciones personales, un canto a los sentimientos interpersonales que unen y separan con la misma intensidad incluso a los miembros de una misma familia. Rattaro dota a sus personajes de unos complejos lazos, marcados por el amor y la pasión pero también por el egoísmo y la vanidad que, poco a poco, van revelando lo más oculto del ser humano.
- Lo que escondes: Sara Rattaro juega de forma muy acertada con los saltos temporales para mostrar de una manera muy dinámica todas las verdades y mentiras que oculta la familia protagonista. El lector avanza y retrocede en el tiempo mientras construye todo el entramado de ficción en el que se sustentan los protagonistas, sin que estos saltos resulten demasiado constantes como para agobiar al lector.
- Personajes con fortaleza: el elenco que conforma Si escucharas mi corazón es de lo más variopinto pero muy bien construido, por otro lado. Más allá del trío protagonista, Viola, Carlo y Luce que son los que más fuerza narrativa poseen dentro de la novela, el resto de figuras consigue abrirse hueco dentro de la trama y convencer al lector por su carisma y presencia.

¿Qué no nos ha gustado?
- Corriendo en exceso: uno de los principales errores que puede achacarse a Si escucharas mi corazón son sus dos últimos capítulos. Después de insertarnos en una trama más bien pausada y contemplativa, Rattaro acelera el ritmo de forma innecesaria al final hasta desembocar en una conclusión precipitada e inconsistente, que nos deja sin saber muy bien si la novela tendrá una segunda parte o no.
- Quiérela a la fuerza: a pesar de su buena caracterización, Viola es uno de los personajes menos empáticos con los que nos hemos topado recientemente. Su personalidad resulta tan desagradable que difícilmente podremos sentir algo positivo por ella. Sin embargo, da la impresión de que la autora, conforme nos vamos acercando al final, intenta por todos los medios humanizar a Viola para conseguir despertar en el lector algo de aprecio hacia ella. Un giro bastante impostado que resulta muy artificial y que contradice gran parte de la trama.

Artículos relacionados
Jóvenes corazones desolados de Richard Yates
La tragedia de Arthur de Arthur Phillips
Sobrevivo de Alex Morel
Tres noches de Austin Wright

0 comentarios :

Publicar un comentario