martes

Reseña: Sacrificio a Mólek de Asa Larsson

Un grupo de cazadores mata a un oso en los bosques cercanos a Kiruna. Cuando abren el vientre del animal, encuentran un dedo humano entre las vísceras. Unos meses más tarde, hallan a una mujer asesinada en su casa y Markus, su nieto de siete años, ha desaparecido. Hay pocas cosas que provoquen mayor indignación que la violencia contra un niño. Cuando el pequeño Markus desaparece la fiscal Martinsson es capaz de actuar al margen de la ley para encontrarlo.

¿Qué nos ha gustado?
- Un arranque impresionante: los primeros tres capítulos de la novela son, sin duda, unos de los más impactantes que ha escrito Asa Larsson hasta la fecha. La aparición de unos restos humanos en el vientre de un oso, unido al brutal asesinato de una mujer, conforman una imagen inicial con mucha fuerza narrativa que sumerge al lector de lleno en la trama desde el primer párrafo.
- Múltiples planos: al igual que ya vimos en las anteriores novelas protagonizadas por la fiscal Martinsson, Sacrificio a Mólek está narrada desde distintos puntos de vista, que se contraponen entre sí y aportan a la historia una creciente amplitud de perspectiva. A Rebecka, se unen, una vez más, Anna María Mella y el equipo policial, que dotan a la trama de la visión más técnica del crimen, y Kirster Ericsson, un policía encargado de la protección de Markus, que ofrecerá al lector el lado más tierno del argumento.
- El pasado en el presente: el crimen que centra la trama de Sacrificio a Mólek se complementa con el retrato histórico que Larsson hace del pasado de Kiruna a través del personaje de Elina Petersson. La vida de ésta y el turbio romance con su jefe, revela muchos secretos ocultos tras el crimen del presente y también sobre los padres de Rebecka, despertando viejos fantasmas en los personajes actuales. Larsson logra compenetrar ambos planos temporales a la perfección, sin dejar cabos sueltos en el intento, aportando con estos saltos en el tiempo un mayor dinamismo a la trama.
- La oscuridad del alma humana: como ya vimos en Cuando pase tu ira, Larsson aprovecha una vez más un caso de asesinato para mostrar al lector la parte más cruel del ser humano. Toda la miseria del hombre queda al descubierto a través de la investigación que lleva a cabo la autora para desentrañar el crimen, en un retrato social y político que la autora construye sin tapujos ni sutilezas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un misterio menos intenso: Sacrificio a Mólek sigue más la línea de Sangre derramada que la de Cuando pase tu ira en tanto que el crimen que centra la novela no supone un reto indescifrable para el lector. Conforme vayamos acercándonos hacia la mitad de la novela, el suspense inicial da paso a la previsibilidad y el final difícilmente supondrá una sorpresa.

Artículos relacionados
Memento mori de César Pérez Vellida
Rendez-vous en negro de Cornell Woolrich
Secretos familiares de David Baldacci
Los terroristas de Maj Sjöwall y Per Wahlöö

0 comentarios :

Publicar un comentario