jueves

Reseña: No quiero matarte de Dan Wells

En las dos primeras entregas de la trilogía, John Wayne Cleaver se había convertido en asesino de asesinos: él solo consiguió resolver dos casos y parar a los demonios que atemorizaban Clayton. En No quiero matarte, John vuelve a enfrentarse con el mal, pero esta vez le ayudará Marcy, una de las chicas guapas del instituto que se ha convertido en su nueva amiga. Juntos deberán resolver la gran duda: ¿cuál es la fuerza maligna sobrenatural que está arrastrando con las jóvenes?

¿Qué nos ha gustado?
- No deja de crecer: el principal punto fuerte de la serie iniciada con No soy un serial killer es el protagonista, John Wayne Cleaver. En No quiero matarte, Dan Wells confiere a este personaje un paso más en cuanto a evolución narrativa se refiere y le convierte en una figura dinámica que gana atractivo y fuerza con cada novela que pasa.
- Heredando la rapidez: No quiero matarte es una digna sucesora de No soy un serial killer y de Mr. Monster. La mayoría de los aciertos que encontramos en estas dos obras vuelven a repetirse en esta tercera entrega: el ritmo de la trama es igual de distendido y ameno; el argumento se desarrolla con la suficiente intriga como para invitar al lector a seguir leyendo y la rapidez de los acontecimientos garantizan el entretenimiento de principio a fin.
- Prosa sencilla: en No quiero matarte volvemos a encontrarnos con el estilo asequible y distendido con el que Wells nos deleitó en las dos anteriores novelas. Diálogos rápidos, toques sarcásticos y alguna que otra reflexión interior cargada de humor. La combinación perfecta para que No quiero matarte sea una novela apta para todo tipo de público.
- Mejorando: uno de los detalles más apreciables de la serie protagonizada por John Wayne Cleaver es la progresiva mejora que están experimentando las novelas. No soy un serial killer fue un debut espectacular que dio a conocer a Dan Wells más allá de las fronteras nacionales, con Mr. Monster consolidó este éxito y con No quiero matarte el autor vuelve a demostrar que incluso lo bueno puede ser aún mejor y nos presenta una novela muy completa, más perfeccionada, que supera en calidad a sus predecesoras.

¿Qué no nos ha gustado?
- Fuerzas sobrenaturales: al igual que ya ocurrió en No soy un serial killer y en Mr. Monster, Wells vuelve a implantar la naturaleza demoníaca en el enemigo a batir por John. Esto crea una cierta conexión entre las tres novelas que puede provocar una sensación de repetición en el lector.

Artículos relacionados
Dos tumbas de Douglas Preston y Lincoln Child
1222 de Anne Holt
Lumen de Ben Pastor
En la oscuridad de Ian Rankin

0 comentarios :

Publicar un comentario