lunes

Reseña: Los hilos de la memoria de Victoria Hislop

Tesalónica , 1917. Al tiempo que Dimitri Komnin os nace la vida, un descomunal incendio asola la ciudad en la que cristianos, judíos y musulmanes conviven desde hace siglos. Cinco años más tarde, el ejército turco destroza el hogar de Katerina Sarafoglou en Asia Menor. Perdiendo a su madre en el caos reinante, Katerina llega, atravesando el mar Egeo en barco, hasta Grecia. Pronto su vida se verá íntimamente ligada a la de Dimitri y a la de la propia Tesalónica, mientras la guerra, el miedo y las persecuciones comienzan a dividir a sus gentes. Tesalónica, 2007. Un joven estudiante de ascendencia inglesa y griega escucha por primera vez la historia vital de sus abuelos y descubre que tiene que tomar una decisión largamente pospuesta.

¿Qué nos ha gustado?
- Reviviendo la Grecia moderna: Los hilos de la memoria es, ante todo, una novela de carácter más bien romántico que tiene como centro absoluto la relación de Katerina y Dimitri. Pero es también un homenaje literario a la historia griega contemporánea puesto que a través de las vidas de la pareja protagonista y de su intenso romance, el lector se verá inmerso en los acontecimientos que marcaron Grecia durante todo el siglo XX. Un canto a la identidad griega, bellamente descrita por la autora.
- La intensidad del amor: aunque el lector ya sabe desde las primeras páginas que los dos protagonistas van a terminar felizmente casados, este hecho no disminuye la fuerza que tiene la historia romántica de ambos. Victoria Hislop aporta la suficiente intensidad al romance de Katerina y Dimitri y las necesarias dosis de desesperación, pérdidas y alegrías como para que el lector se olvide del final y sienta cada obstáculo al que tienen que enfrentarse como un impedimento insalvable y cada paso hacia delante como una victoria absoluta.
- Las dos caras de una misma moneda: los personajes son uno de los principales aciertos de Los hilos de la memoria. Además de la perfecta pareja que forman los protagonistas, Hislop nos deleita con personajes secundarios para recordar, como Eugenia y Olga. Por otro lado, el contraste que la autora crea entre los miembros de la acomodada familia de Dimitri y los de Katerina, y, por supuesto, la sintonía que existe desde el principio entre los dos protagonista aporta a la trama un aliciente inmejorable y multiplica el realismo de la trama.
- Prosa efectiva: el estilo narrativo de Hislop en Los hilos de la memoria no es, precisamente, una explosión de complejidades estilísticas ni retorcidos recursos retóricos. Es más bien una prosa efectiva, que no prima sobre la historia pero que consigue su propósito más esencial: trasmitir todo el entramado de emociones de los personajes y la esencia de la época.

¿Qué no nos ha gustado?
- Exceso histórico: en su intento por recuperar la historia griega, Hislop se pierde más de una vez en largos pasajes estáticos que tienen más de lección histórica que de novela. Menos detallismo en cuanto a los acontecimientos pasados podría haber reforzado la vida real de los personajes que participan en ellos.

Artículos relacionados
El hilo invisible de Laura Schroff y Alex Tresniowski
Americana de Don Delillo
Un soplo de aire fresco de Don Winslow
El corazón de la jungla de Ann Patchett

0 comentarios :

Publicar un comentario