viernes

Reseña: Las torres del cielo de Coia Valls

A principios del siglo XI, la montaña de Montserrat es un macizo rocoso con ermitas aisladas. Allí viven todos aquellos que huyen del mundo buscando la paz o la redención. El monasterio de Santa Cecilia da refugio espiritual a los pocos que se atreven a adentrarse en el paisaje. En el año 1025, el abad Oliba toma una decisión que trastoca el orden establecido: un pequeño grupo de monjes se instala en una de las ermitas con la misión de sentar las bases del monasterio de Santa Maria de Montserrat. Entre ellos se encuentra Dalmau Savarés, ex soldado del conde Berenguer Ramon I, que se debate entre dos futuros excluyentes: la espiritualidad transformadora del eremita Basili contra el poder mundano de la Iglesia. 

¿Qué nos ha gustado?
- El atractivo legendario: a diferencia de El mercader, en Las torres del cielo, Coia Valls juega más con los acontecimientos que se sitúan a medio camino entre la historia y la leyenda, desdibujando, en muchos casos, las fronteras que existen entre ambos. La autora mezcla personajes reales y míticos, historias pasadas y otras tantas sacadas de la imaginación tradicional para reconstruir la fundación del monasterio de Monserrat, explotando al máximo la esencia de misterio y leyenda que esconde tras de sí este lugar.
- Montserrat de los cielos: uno de los mayores aciertos de Valls en Las torres del cielo es la utilización brillante que hace la autora de los escenarios. El macizo misterioso de Monserrat se convierte en un trasfondo escénico inmejorable, que la autora sabe explotar al máximo. Los valles, los senderos, las escarpadas colinas cobran vida frente al lector y le trasladan a uno de los lugares más espectaculares de España.
- Un monje con personalidad: el protagonista de Las torres del cielo, Dalmau Savarés, es una figura que no tarda en convencer al lector. Valls dota a este personaje de una gran fuerza literaria dentro de la trama, tan intensa como la que tuvo Jaume en El mercader, y su oscuro pasado le aporta una mayor profundidad a su personalidad.
- La oscuridad y la luz medieval: como ya demostró en El mercader, Valls es una autora con mucha capacidad literaria dentro del género histórico. En Las torres del cielo, la escritora vuelve a trasladarnos a la Edad Media, a pleno siglo XI, para hacernos sentir todas las contradicciones de esta época histórica. Junto a Dalmau presenciaremos las miserias, crueldades y desigualdades a las que se ve sometido el pueblo llano, los abusos de poder de la Iglesia y la nobleza y, también, toda la belleza de una sociedad que empieza a luchar por su libertad.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin feminidad: si en algo no termina de convencer Las torres del cielo es en sus personajes femeninos. Ninguna de las mujeres que forman parte del elenco de la novela logra abrirse hueco en la trama y equiparar en perfección y construcción a los personajes masculinos. Incluso el fugaz e insulso amor de Dalmau y Magda acaba por resultar muy artificial por culpa de la personalidad inconsistente de la “heroína”.

Artículos relacionados
El camino mozárabe de Jesús Sánchez Adalid
El grito de la tierra de Sarah Lark
Un reino lejano de Isabel San Sebastián
Victus de Albert Sánchez Piñol

0 comentarios :

Publicar un comentario