lunes

Reseña: La historia de X de A. J. Molloy

Alexandra Beckmann, una joven estadounidense, se traslada a Nápoles con la intención de profundizar en sus investigaciones: está realizando una tesis doctoral en torno a los orígenes de la mafia calabresa. Pronto entra en contacto con un mundo gobernado por el glamour y el lujo, donde encuentra al apuesto y enigmático aristócrata Marc Roscarrick, que la llevará a la Villa de los Misterios en Pompeya para mostrarle los murales de un rito misterioso de iniciación sexual basado en el placer y la sumisión. Roscarrick admite formar parte de una sociedad que ha dado continuidad a este antiguo rito dionisíaco en el que hay que superar seis pruebas (o «misterios») para alcanzar el katabasis, es decir, la transformación final.

¿Qué nos ha gustado?
- Mafia y sexo: aunque la trama de La historia de X arranca con el aburrido comienzo de “chica desvalida conoce a rico millonario”, A. J. Molloy aporta un giro interesante al mezclar esta idea con un entorno de mafias y hermandades secretas que aporta algo ligeramente diferente a la línea argumental tan repetida últimamente en el género erótico.
- El líder de tutti capi: Marc es un personaje que resulta atractivo desde el principio de la novela hasta el final. Su personalidad, a medio camino entre el peligro y la sensualidad, suple con creces los defectos de la protagonista y logra aportar a la historia un gancho de interés.

¿Qué no nos ha gustado?
- Romántico sí, erótico no: La historia de X es una novela que intenta por todos los medios seguir los pasos de la moda erótica iniciada por Cincuenta sombras de Grey, pero que, desgraciadamente, no lo consigue. El romance entre Alexandra y Marc sí posee la fuerza necesaria pero las escenas sexuales son bastante mediocres, sin la intensidad necesaria y ancladas por una imperante frialdad narrativa que deja al lector bastante templado.
- Una heroína a medio gas: la protagonista de La historia de X es un personaje que resulta, en muchos puntos de la novela, bastante patético. No solo no posee un ápice de profundidad literaria sino que, además, algunos de sus diálogos resultan del todo surrealistas por la inconsistencia de sus frases.
- Prosa imperfecta: además de los diálogos del todo incongruentes de la protagonista, la prosa de Molloy tampoco deslumbra por su estilo pulido y bien trabajado. La autora no sabe trasmitir al lector ningún sentimiento, sus descripciones son manidas y aburridas y, en general, el uso de clichés estilístico es casi constante.

Artículos relacionados
El Infierno de Gabriel Sylvain Reynard
Diario de una sumisa de Sophie Morgan
Desnuda de Raine Miller
Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington

3 comentarios :

Lo acabo de terminar y no sé qué pensar... La historia me ha gustado, tampoco es para tirar cohetes, y es mucho mejor que la horrenda 50 sombras. Me he quedado algo fría y las escenas de sexo no trasmiten nada y son mecánicas. ¿El final? Me ha dejado K.O. Sacado a la fuerza y poco verosímil, a mi parecer. Marc la deja en la puerta de su casa con un fajo de billetes y luego acude a la camorra para que no la maten. ¿No habría sido mejor protegerla y sacarla del país? Ya que él no la va a proteger directamente, que lo hicieran otras personas. Vamos, digo yo... Él tiene mucho dinero pero en vez de poner medios, se queda como un gatito asustado. No sé...

Me pareció muy buena... no se si se dieron cuenta pero para mi mas que novela la veo como biografía de alguien... como un diario de una chica enamorada no solo del protagonista de la novela, sino también de la ciudad y la historia... el final.. mmm no estoy de acuerdo con el comentario anterior... se supone que Marc le hace pensar que la deja así como así porque para eso lo van a matar a el... pero sin que X sepa, Marc se somete a hacer el Sexto Misterio en secreto para protegerla... X ni se entera... los dos hacen el Sexto Misterio sin saber que ambos quieren protegerse mutuamente... me pareció mejor que 50 sombras la verdad. Ademas por todo el contenido histórico que tiene. Me gustó mucho

Para ser catalogada Erotica no neceriamente las escenas de sexo tienen que ser explicitas si estuvieron un poco simples pero no le quita el valor

Publicar un comentario