jueves

Reseña: Hija de humo y hueso 2. Días de sangre y resplandor de Laini Taylor

Hubo un tiempo en que un ángel y un demonio se enamoraron e imaginaron un mundo diferente. Pero no era el mundo en que vivían.Una historia dividida entre dos mundos. El nuestro, el de ellos. Una chica y dos pasados. El humano y el quimérico. Una guerra y dos ejércitos. Ángeles contra demonios. Un don y dos deseos. Paz y venganza. Pero una única historia de amor. Un amor capaz de cambiarlo todo.

¿Qué nos ha gustado?
- Más sentimientos encontrados: Laini Taylor hace coincidir en Días de sangre y resplandor una mayor amalgama de emociones y contrastes del que vimos en Hija de Humo y Hueso. El amor se combina de manera más simbiótica con la tristeza ante la pérdida. Y también encontramos momentos divertidos, perfectos para soltar alguna que otra carcajada, y otros tantos, agridulces, que nos dejaron el corazón encogido. Una perfecta combinación emocional en forma de novela.
- Ganando profundidad: en Días de sangre y resplandor, los personajes de la serie han ganado más riqueza personal. Esto se aprecia sobre todo en Akiva que ha dejado de ser el simple enamorado que vimos en Hija de Humo y Hueso para transformarse en una figura profunda que rivaliza con Karou en presencia dentro de la novela.
- Dos razas mágicas: la belleza literaria de los dos mundos enfrentados en Días de sangre y resplandor sigue manteniéndose intacta. Taylor imprime a estos dos espectros una profundidad constructiva y unas características únicas que mejoran y se perfeccionan con cada novela que pasa, resultando aún más impresionantes que en Hija de Humo y Hueso.

¿Qué no nos ha gustado?
- Cambio de ritmo: comparada con Hija de Humo y Hueso, la mayor diferencia que se aprecia en Días de sangre y resplandor es el ritmo de la trama. Los acontecimientos se desarrollan con mayor lentitud que en la primera novela y, hasta bien entrada la mitad del libro, el argumento no gana algo de dinamismo. Taylor no llega a transformar nunca la historia en ese torbellino de acontecimientos imparable que sí fue Hija de Humo y Hueso.
- Personas cambiantes: acostumbrados a la visión unilateral que Taylor ofreció en Hija de Humo y Hueso, los continuos cambios de perspectiva que sufre la trama de Días de sangre y resplandor resulta, a veces, un poco desconcertante. Taylor no se detiene lo suficiente en cada personaje narrador como para que el lector consiga entablar una conexión con él y, al final, lo único que se consigue con tanto cambio es hacer que se pierda el hilo de cada una de las historias particulares.

Artículos relacionados
Sueño del Fevre de George R.R. Martin
Canción de mar de Amanda Hocking
La espada maldita de Jon Courtenay Grimwood
Firelight de Sophie Jordan

3 comentarios :

En esta segunda novela, yo esperaba que toda la historia girara en torno al amor, pero se fue divagando en otros temas mas serios, y como que le perdí el hilo, la verdad "Hija de humo y hueso" iba a estar dificil de superar. Aunque esta segunda parte no decepciona si se hace un poquito mas lenta.

Pues a mí lo que más me gustó fué precisamente que Laini se olvidara del amor y nos presentara la guerra. He sufrido mucho, por las quimeras y por los ángeles, pero es un libro precioso, y muy bien narrado. Aunque para amor... la carga emocional del encuentro en el lago, lleno de reproches y tan triste, es maravillosa. :-)

Oh, sí!!! Ese sí que es un momentazo. Yo creo que con ese capítulo se suplen muchas de las lagunas románticas de la novela. Igualmente es un libro muy recomendable. Menos romántico, es cierto, pero perfecto para los seguidores de la literatura juvenil-fantástica.

Publicar un comentario