lunes

Reseña: El Libro de los Portales de Laura Gallego

Los pintores de la Academia de los Portales son los únicos que saben cómo dibujar los extraordinarios portales de viaje que constituyen la red de comunicación y transporte más importante de Darusia. Sus rígidas normas y su exhaustiva formación garantizan una impecable profesionalidad y perfección técnica en todos sus trabajos.Cuando Tabit, estudiante de último año en la Academia, recibe el encargo de pintar un portal para un humilde campesino, no imagina que está a punto de verse involucrado en una trama de intrigas y secretos que podría sacudir los mismos cimientos de la institución.

¿Qué nos ha gustado?
- Volviendo a los orígenes: aunque con Memorias de Idhún, Laura Gallego cautivó a muchos lectores y logró abrirse hueco en el complicado panorama de la fantasía española, la autora no demostró todo su potencial con ninguna de sus más recientes obras. Con El Libro de los Portales, sin embargo, Gallego ha regresado a sus raíces, dejando a un lado muchos de los clichés anteriores y retomando, en parte, la fuerza literaria que tanto gustó de la saga Idhún.
- Vidas conectadas: la trama de El Libro de los Portales está narrada desde el punto de vista de distintos personajes adolescentes cuyos caminos se entrelazan más y más conforme se desarrolla la historia. Esto aporta, sin duda, una gran riqueza a la novela ya que permite apreciar el vasto entorno de la novela desde la perspectiva de distintas figuras, que se complementan entre sí de manera inmejorable.
- Un entorno lleno de vida: una de las grandes destrezas de Gallego es la facilidad con la que la autora recrea universos fantásticos llenos de imaginación y les dota de vida y riqueza literaria. En El Libro de los Portales, la autora vuelve a presentarnos un mundo preciosista, en el que es muy sencillo sentirse bienvenido y vivir toda la fantasía.

¿Qué no nos ha gustado?
- Ciertos paralelismos: Gallego recupera en El Libro de los Portales muchos recursos que ya hemos visto antes en otras novelas. La institución académica en la que se desarrolla gran parte de la trama recuerda bastante a la Universidad de El temor de un hombre sabio y el propio entorno de la novela mantiene una cierta similitud con Las tres lunas. Esto hace que la obra peque en cierto modo de repetitiva y de reciclaje literario.
- Decepcionante conclusión: el final de El Libro de los Portales no es precisamente espectacular. Lo que se espera como el gran momento conclusivo no es más que una sencilla escena que no supone ninguna sorpresa y que deja al lector un tanto frío ante las expectativas fallidas. Además, los últimos dos capítulos poseen un exceso de idealismo y se echa en falta una chispa de drama que suponga algo de tensión final para el lector.

Artículos relacionados
La reina traidora de Trudi Canavan
La caída de los reinos de Morgan Rhodes
La espada maldita de Jon Courtenay Grimwood
Firelight de Sophie Jordan

0 comentarios :

Publicar un comentario