martes

Reseña: El hombre sin pasado de Peter May

La isla de Lewis, al norte de Escocia. Una tierra agreste de páramos azotados por el viento incesante, de olas que rompen furiosas contra la orilla, de costumbres y ritos que se pierden en la noche de los tiempos. Una tierra dura, de gentes duras, que aceptan que esta isla y este océano se llevan a sus muertos. Y muy de cuando en cuando, como hoy, les devuelve uno. Lo han encontrado unos campesinos: el cuerpo de un hombre joven milagrosamente preservado en la turbera. Todo parece indicar que fue sacrificado en época prehistórica siguiendo un ritual cruento. Hasta que el forense determina que su muerte ocurrió más recientemente, hace sesenta años a lo sumo. En los archivos de la policía local, sin embargo, no hay información sobre ningún caso no resuelto, ni siquiera la denuncia de una desaparición, por esas fechas.

¿Qué nos ha gustado?
- Mezclando el ayer: como ya ocurrió en la primera novela de la saga, May juega una vez más con las consecuencias que suponen determinados hechos de la historia escocesa en la vida presente, esta vez, cristalizadas en el personaje de Tormod. Las incursiones en el ayer, unidas a la investigación de Fin, hacen de El hombre sin pasado una novela que refleja muy bien la difícil situación por la que pasaron muchos niños en los orfanatos y la evolución que ha experimentado el país en las últimas décadas.
- Manteniendo el éxito: La isla de los cazadores de pájaros fue una novela que nos encantó y con la que conocimos a May como autor revelación. Con El hombre sin pasado, este escritor ha vuelto a convencernos al construir una trama a la que no falta suspense, que nos mantiene en vilo hasta el final, y en la que la prosa conserva ese estilo fresco y dinámico que tanto apreciamos en la novela precedente.
- Más conocimiento: uno de los detalles que más se aprecian en El hombre sin pasado es la mejora que han sufrido los personajes de la serie. Fin gana en complejidad y en realismo pero es realmente Tormod el que más evoluciona y cambia de todo el elenco y al que mejor conocemos gracias a la importancia que tiene su pasado en la trama. Además, May trata su infancia y, sobre todo, su demencia con la suficiente sensibilidad como para que el lector se sienta más conectado con este personaje que con cualquier otro.
- Aligerando la realidad: la trama de El hombre sin pasado es dramática y oscura, marcada por una atmósfera bastante trágica. Sin embargo, el tono humorístico y sarcástico que May imprime en los diálogos hace que el carácter de la novela sea más llevadero y, sin duda, disfrutaremos con algunos de los divertidos giros con los que el autor nos deleita.

¿Qué no nos ha gustado?
- Búsqueda meticulosa: como ya vimos en La isla de los cazadores de pájaros, la investigación criminal que suele acompañar las novelas de Peter May es muy rigurosa. Esto, aunque supone una inyección considerable de realismo a la trama, también puede resultar un tanto aburrido para el lector puesto que el exceso de detallismo acaba por abrumar y socavar en muchos capítulos el ritmo de la obra.

Artículos relacionados
Búscame donde nacen los dragos de Emma Lira
La joven del acantilado Lucinda Riley
¿Dónde estás, Bernadette? de Maria Semple
Mañana lo dejo de Gilles Legardinier

0 comentarios :

Publicar un comentario