viernes

Reseña: El deshielo de A. D. Miller

El deshielo narra la historia de cómo un joven abogado vendió su alma al diablo en el magma corrupto y seductor de las dachas y los clubes nocturnos de Moscú, una ciudad en la que extranjeros y nativos, gánsteres y amantes, parecen haberse embarcado en una suerte de caída libre amoral, en la que los cadáveres salen a luz con el deshielo primaveral. Nick Platt es un joven abogado que lleva una vida anodina en Moscú. Su trabajo consiste en actuar de enlace entre bancos y conglomerados rusos que quieren llevar a cabo extracciones de crudo en Siberia. Todo tiene cierto aire turbio, pero Nick se convence de que, con él o sin él, los acuerdos seguirían adelante.

¿Qué nos ha gustado?
- Los sentimientos como centro: aunque El deshielo está clasificada como un thriller psicológico, lo cierto es que el último trabajo de A. D. Miller se acerca más a un drama de personajes, del estilo de Tierra de David Vann o Saliendo de la estación de Atocha de Ben Lerner. Toda la trama se centra en el desarrollo emocional del protagonista, sobre el que Miller ahonda hasta las profundidades para sacar a la superficie todas las complejidades de esta figura.
- La nueva Rusia: las vivencias del protagonista en Rusia se convierten más que en un argumento de suspense en un retrato social y político de la emergente potencia que es ahora el antiguo reino de los zares. A través de sus ojos, el lector presencia de primera mano el entramado de corrupciones, dinero y seductores peligros que rodea el país y la incapacidad de una persona para resistirse a su embrujo.
- Debut aceptable: aunque El deshielo es la primera novela de Miller, el autor no decepciona con su estilo personal ni con la forma que tiene de conducir la trama. Es cierto que hay algunos detalles estilísticos, como la repetición de algunas coletillas, que pueden resultar un poco cuestionables pero, a grades rasgos, para ser una novela debut, no es demasiado desilusionante.

¿Qué no nos ha gustado?
- La distancia del espectador: todo cuanto ocurre en la trama es narrado desde la perspectiva de Platt. Esto no tendría que suponer ningún inconveniente para la efectividad de la novela sino fuera por la falta de convicción que posee la voz de este narrador. A veces da la impresión de que Platt cuenta los acontecimientos con la frialdad de quien no tiene nada que ver en el asunto, a pesar de que él es el centro absoluto de todos los hechos de la novela.
- Sombras escondidas: el hecho de que El deshielo esté centrada casi en exclusiva en el personaje de Platt hace que la novela pierda fuerza en cuanto al desarrollo de figuras narrativas. Más allá del protagonista, el resto del elenco aparece de forma tan lejana y superficial que el lector tiene la sensación en muchos casos que son atrezzos sin importancia más que figuras de cierta relevancia en la trama.

Artículos relacionados
La joven del acantilado de Lucinda Riley
Búscame donde nacen los dragos de Emma Lira
Una mansión en la colina de Darcie Chan
La casa del silencio de Blanca Busquets

0 comentarios :

Publicar un comentario