jueves

Reseña: Cómo ser toda una dama de Katharine Ashe

A Viola Carlyle no le importa transgredir las reglas que le impone la sociedad victoriana. Aunque se supone que las damas nunca deben besar a un hombre que no sea su prometido, ella ansía con desesperación besar al atractivo capitán Jin Seton. Él también está interesado, pero tiene un propósito oculto: saldar una antigua deuda. Y aunque ha jurado no permitir que Viola conquiste su corazón, esa dama que tiene muy poco de dama podría acabar siendo la mujer que por fin lo doblegue.

¿Qué nos ha gustado?
- Independiente: aunque Cómo ser toda una dama es la segunda novela de la serie Falcon Club, iniciada con Cuando un hombre se enamora, la obra puede leerse sin problema de forma independiente. Las tramas de ambas no tienen una dependencia absoluta y los argumentos constituyen dos líneas paralelas que no se entrecruzan demasiado. Además, la autora explica lo esencial al principio asi que ningún lector perderá el hilo de la historia aunque no haya leído Cuando un hombre se enamora antes.
- Evitando lo sabido: Cuando un hombre se enamora fue una novela un tanto previsible, con algún que otro intento fallido por sorprender al lector. No obstante, Cómo ser toda una dama ha ganado en originalidad con respecto a su predecesora y la trama consigue eludir más de un lugar común y sorprendernos con los giros imprevistos dispuestos por Katharine Ashe, sobre todo a partir de la primera mitad del libro.
- Una mujer de carácter: la protagonista de Cómo ser toda una dama, Viola, es una figura que destaca desde las primeras páginas por la fuerza literaria que desprende. Ni siquiera la presencia del héroe, Jin, consigue eclipsar su poderío y el arranque de su personalidad acaba por despuntar por encima del resto del elenco, como capitana de la novela y como heroína.
- Momentos calientes: como ya ocurrió en Cuando un hombre se enamora, Ashe no pasa por alto en Cómo ser toda una dama alguna que otra escena sexual, perfecta para subir de tono la trama. La autora describe los encuentros entre Viola y Jin con un alarde de pasión desenfrenada y precisión prosística lo que aporta sin duda un extra a los lectores más acérrimos del género romántico.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin demasiados conflictos: la trama de Cómo ser toda una dama está lastrada por una cierta simpleza en sus planteamientos. Realmente, no existe ningún conflicto argumental ni ningún obstáculo digno de mención que ponga las cosas difíciles a los protagonistas y todo se desarrolla con una sorprendente sencillez que no consigue, en ningún momento, tensionar al lector.

Artículos relacionados
Un extraño en mi cama de Sylvia Day
Destinada a gozar de Indigo Bloome
Once escándalos para enamorar a un duque de Sarah McLean
El primer y último amor de Nora Roberts

0 comentarios :

Publicar un comentario