lunes

Reseña: Una mansión en la colina de Darcie Chan

Desfigurada por el golpe de un marido maltratador, y afectada por una ansiedad insuperable que la obliga a evitar cualquier contacto social, Mary MacAllister pasa casi sesenta anos encerrada en una mansion de marmol blanco, en las afueras de la pequena ciudad de Mill River, en Vermont, en el extremo noreste de Estados Unidos. Sus vinculos con el mundo exterior son contados: el correo, los periodicos, el padre O'Brien, un viejo cura con el vicio de robar cucharitas, y una ventana del dormitorio desde la puede contemplar la ciudad que se extiende mas abajo. La mayor parte de los antiguos residentes de Mill River consideran la mansion y su moradora una curiosidad. Muy pocos vieron a Mary alguna vez. Los recien llegados, un oficial de policia y su hija, y una maestra de escuela, tambien se sienten intrigados por la anciana encerrada en su gran casa vacia. Pero solo el padre OBrien conoce realmente a Mary y sus secretos. El mayor secreto de todos, una vez revelado, cambiara la vida de todo el pueblo.

¿Qué nos ha gustado?
- La profundidad de tu corazón: el punto fuerte de Una mansión en la colina como novela es su protagonista, Mary, la figura estrella indiscutible de la novela. Sin quererlo, el lector se siente transportado al alma misma de esta mujer cuya profundidad y caracterización nos hace sentir la soledad en la que vive y el sufrimiento que encierra en su interior como si fuera alguien cercano a nuestras vidas.
- Vermont en todo su esplendor: Darcie Chan hace una labor excepcional de recreación espacial de la zona en la que se ubican los personajes y la historia. El pueblo de Mill River, en Vermont, se convierte en un pilar clave de toda la novela cuya perfección descriptiva deja entrever la labor de observación y recreación que ha llevado al autora antes de lanzarse a la escritura de la novela. El paisaje, los lugareños, las costumbres y hasta las zonas de los alrededores quedan muy bien reflejados en la novela.
- Sentimientos a flor de piel: Una mansión en la colina es una novela de emociones; de sentimientos encontrados y tragedias personales pero también de superación y de retos personales. A través de la vida de Mary, la autora nos adentra en el corazón de una mujer maltratada por su marido que encuentra en su nueva casa y en las gentes que la rodean una nueva razón para vivir y seguir adelante. Un canto a la esperanza, trágico y desgarrador, en el que los sentimientos juegan un papel esencial.
- Hasta el final: aunque, al principio, el resumen argumental de la novela puede echar para atrás a más de un lector, lo cierto es que Una mansión en la colina es una obra que nunca llega a aburrir. La facilidad con la que la autora nos adentra en el libro y en la historia y la agilidad con la que se desarrollan los acontecimientos consiguen atraparnos y conducirnos, sin esfuerzo, hasta el sorprendente e inesperado final.

¿Qué no nos ha gustado?
- Mejor el pasado: Una mansión en la colina está narrada mediante la alternancia de vidas, pasada y presente, de la protagonista. Aunque esta doble focalización funciona bastante bien y se alterna sin grandes saltos, se aprecia una pequeña descompensación en cuanto al atractivo de cada plano temporal. En el presente de la protagonista no ocurre realmente nada y la trama resulta muy insulsa en comparación con su pasado, más complejo y ameno.

Artículos relacionados
Después del terremoto de Haruki Murakami
Saliendo de la estación de Atocha de Ben Lerner
Jóvenes corazones desolados de Richard Yates
La tragedia de Arthur de Arthur Phillips

0 comentarios :

Publicar un comentario