miércoles

Reseña: Soldados de honor de Adrian Goldsworthy

A principios del verano de 1808, los hombres del regimiento inglés 106 de Infantería están deseando entrar en acción contra los siempre victoriosos ejércitos de Napoleón. Y la oportunidad les llega antes de lo esperado, cuando estalla la guerra en España tras la estremecedora masacre de civiles realizada por soldados franceses en Madrid. Mientras los inexpertos reclutas hacen instrucción en la campiña inglesa, cada uno de los oficiales tiene sus motivos para desear entrar en combate. Hamish Williams, un voluntario que carece de los medios para conseguir un puesto, quiere demostrar su valía en el combate como única forma de ascender. El simpático Billy Pringle cree que los rigores de una campaña pueden hacer que se mantenga alejado de la bebida y de su vida de mujeriego que amenazan con ser su perdición. Hanley, un artista fracasado, ve la oportunidad de descubrir los límites de la repulsión que siente por la vida de soldado. Mientras que para el teniente Wickham, el campo de batalla es el lugar perfecto para un juicioso ascenso en la escala social.

¿Qué nos ha gustado?
- La vida de las casacas: Goldsworthy aporta en Soldados de honor un interesante y muy bien documentado trasfondo histórico a la trama. Se aprecia la importante labor documental que el autor ha llevado a cabo para construir la novela en cada página del libro.
- Todos combatiendo: la inserción de diferentes puntos de vista, hace que Soldados de honor ofrezca una imagen más completa de la historia de los casacas rojas. A través de los diferentes personajes, el lector se adentra en el mundo militar de estos soldados de élite mientras contempla cómo los protagonistas ascienden, sufren y triunfan entre sus filas, cada uno con su propia historia particular y su propio presente.
- Sintiendo las balas: la habilidad prosística que demuestra Adrian Goldsworthy en Soldados de honor y las brillantes descripciones que el autor hace de las batallas y conflictos armados hacen de Soldados de honor una auténtica epopeya militar, en la que el lector casi puede sentir el silbido de las balas y el olor de la pólvora a su alrededor como si formara parte del regimiento de los casacas rojas.
- Observa la guerra pero con una sonrisa: a pesar de que la trama de Soldados de honor es algo dramática por el contexto bélico en el que se desarrolla, Goldsworthy sabe cómo aligerar los momentos más duros con toques humorísticos que, sin duda, harán reír y disfrutar al lector de un buen momento a pesar de la temática de la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- Batallas plomizas: la primera parte de la novela, sobre todo las cien páginas iniciales son, sin duda, lo peor de la novela. El argumento se desarrolla con excesiva lentitud mientras Goldsworthy introduce a los diferentes personajes, los motivos que les empujaron a alistarse, etc. No es hasta que realmente empiezan las primeras batallas cuando este ritmo plomizo empieza a acelerar.

Artículos relacionados
Me hallará la muerte de Juan Manuel de Prada
1936 Z. La Guerra Civil Zombie de Javier Cosnava
Un reino lejano de Isabel San Sebastián
Pretoriano de Simon Scarrow

1 comentarios :

Es una muy buena novela, desde luego. Tiene algunos "peros" que hay que tener en cuenta a la hora de leerla, pero hemos dado un salto de gigante desde las novelas de Sharpe de B. Cornwell, muy bien documentadas con respecto a los británics pero horriblemente "paridas" con respecto a los españoles de esa época, que parecen sacados de la Era de las Cavernas, algo históricamente falso. Como se ve justo en "Soldados de honor", cuando Goldsworthy deja caer lo de la expedición a Buenos Aires en 1807, de donde tienen que salir zumbando los ingleses tras capitular. Y eso que ni siquiera se han enfrentado a los regulares españoles, sino a las milicias locales.
Para el que le interese, más en http://lanovelaantihistorica.wordpress.com

Publicar un comentario