viernes

Reseña: Once escándalos para enamorar a un duque de Sarah MacLean

Juliana Fiori es un espíritu apasionado. Es impulsiva, valiente, decidida y poco le importa lo que opinen el resto de la alta sociedad londinense, lo que la convierte en el blanco favorito de los cotilleos de la ciudad. Es nada más y nada menos el tipo de mujer que el duque de Leighton querría tener lo más lejos posible. El duque tiene una intachable reputación que proteger pero juliana está dispuesta a demostrarle que nadie puede resistirse a la pasión, aunque se trate del mismísimo duque de Leighton, y tiene dos semanas para demostrárselo.

¿Qué nos ha gustado?
- Divertido amor: al igual que las anteriores novelas de Sarah MacLean, el estilo de la autora es divertido, ameno y fácil de leer. Los diálogos vuelven a ser el punto fuerte de la prosa de Once escándalos para enamorar a un duque, con conversaciones llenas de chispa con las que es imposible no reírse.
- Un tercero con premio: el primer libro de la serie, Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja, fue una obra de esas que dejan un regusto agradable en el lector. Algo que, sin embargo, no consiguió el segundo libro, menos potente y peor escrito. Con esta tercera novela, MacLean mejora la propuesta de su primera obra y soluciona los errores del segundo, por lo que al final, Once escándalos para enamorar a un duque resulta ser la novela más atractiva escrita por esta autora hasta la fecha.
- La frialdad y la calidez: Juliana y el duque de Leighton son dos personajes tan diferentes y contrapuestos que, unidos como pareja, forman un dúo mágico. La conjunción del carácter estirado y distante del duque de Leighton y la fortaleza personal y transgresora de Juliana resulta más interesante que la mezcla de personalidades de Isabel Townsend y lord Nicholas, los protagonistas de Diez lecciones para dar caza a un lord... y que te adore. Tampoco hay que pasar por alto a los secundarios, a veces incluso más divertidos que los principales.

¿Qué no nos ha gustado?
- Dudando: en Once escándalos para enamorar a un duque hay demasiadas reflexiones personales, pensamientos internos e introspectivas que no solo ralentizan el ritmo sino que hacen que en algunos casos la trama resulte un poco repetitiva.
- Un romance puro y duro: Once escándalos para enamorar a un duque es una novela romántica por excelencia. No hay líneas argumentales secundarias que completen la historia amorosa de Juliana y el duque de Leighton ni algún que otro recurso secundario adicional. Toda la trama se centra en el amor de los dos protagonistas. Incluso el trasfondo histórico queda bastante desdibujado, sin la importancia suficiente como para que el lector se siente inmerso en el pasado.

Artículos relacionados
El primer y último amor de Nora Roberts
Presa del placer de Nalini Singh
La última tentación de Autumn Laing de Alex Miller
Los hermanos Westfield 3. Mi hombre lobo de Lydia Dare

0 comentarios :

Publicar un comentario