jueves

Reseña: Nueva York de Edward Rutherford

Nueva York de Edward Rutherford «Los cuatrocientos años de historia de la ciudad de Nueva York se conforman de miles de historias, escenarios y personajes extraordinarios. Desde la vida de los indios que habitaban sus tierras vírgenes y los primeros colonos holandeses hasta llegar a la dramática construcción del Empire State Building o la creación del edificio Dakota, en el que vivía John Lennon. Durante la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, Nueva York fue territorio británico; tiempo más tarde, los neoyorquinos crearon canales y vías ferroviarias que abrieron las puertas a la América del Oeste. La ciudad ha estado en el centro del huracán en buenos y malos momentos, como lo fueron el crack del 29 o los atentados del 11 de septiembre. Grandes personajes han poblado su historia.

¿Qué nos ha gustado?
- Siguiendo las generaciones: Rutherford crea un interesante paralelismo entre la historia de la ciudad y la de las familias protagonistas. A través de las vidas de los personajes, el lector se adentra en el corazón de Nueva York, presenciando de primera mano su crecimiento mientras los propios personajes evolucionan con los acontecimientos históricos. No solo vemos cambiar la ciudad hasta convertirse en una de las urbes más cosmopolitas e importantes del mundo sino también presenciamos el progresivo cambio de la sociedad norteamericana, desde los colonos primeros hasta los habitantes más actuales.
- Adentrándonos en el pasado: Nueva York recuerda bastante a la trilogía Century de Ken Follet, sobre todo, porque Rutherford consigue hacer de la historia algo no solo atractivo sino también ameno. El lector no siente en ningún momento que está recibiendo una lección de historia sino todo lo contrario, ya que el autor no avasalla con datos ni con contextualizaciones aburridas y convierte el pasado en un trasfondo inmejorable lleno de belleza y colorido.
- Desglosando el ayer: Rutherford se ha convertido en uno de los autores de novelas históricas más destacados de los últimos años. Con Nueva York demuestra una vez más que el éxito de London y Sarum no fueron casuales, aportando unas bellas descripciones, no demasiados recargadas, y unos diálogos muy rápidos que hacen de su estilo una delicia para los amantes del género histórico.

¿Qué no nos ha gustado?
- Deteniéndonos: Nueva York es una novela de ritmo irregular que a veces nos sorprende por lo rápido que se desarrollan los acontecimientos y otras tantas por la lentitud que impera en su trama. Rutherford no construye el argumento de una manera homogénea por lo que el lector acusará en algunos capítulos las continuas variaciones de velocidad.
- Del pasado al presente en un libro: Edward Rutherford condensa en Nueva York más de 350 años de la historia de EE.UU. Esta aglomeración, aunque si bien aporta al lector un recorrido muy amplio por la historia de Nueva York, desde su nacimiento hasta la caída de las Torres Gemelas, resulta un poco apresurado y, a veces, da la impresión de que todo está tan aglutinado que Rutherford no se detiene lo suficiente en analizar las consecuencias de algunos acontecimientos históricos más destacados.

Artículos relacionados
Noche de invierno de Valerio Massimo Manfredi
El sonido de la vida de Alex George
El grito de la tierra de Sarah Lark
Esplendor de Anna Godbersen

0 comentarios :

Publicar un comentario