jueves

Reseña: Mañana lo dejo de Gilles Legardinier

En la tercera fiesta de divorcio de un amigo, Julie recibe una pregunta inesperada: ¿"Qué es lo más estúpido que has hecho en tu vida?". Muchas cosas, piensa, tales como intentar arreglar una toma de electricidad sosteniendo los cables entre los dientes, u obsesionarse por su nuevo vecino con sólo ver su nombre, Ricardo Patatras, escrito en el buzón. Mientras se dispone a echar por la borda su trabajo en un banco para atender en la panadería de la señora Bergerot, y se hace cargo del pequeño huerto de su vecina, Julie no vacilará en correr todos los riesgos necesarios para conquistar el corazón de ese vecino tan seductor como misterioso.

¿Qué nos ha gustado?
- El atractivo de la sencillez: Mañana lo dejo es una novela amena y distendida en la que Gilles Legardinier opta por los diálogos rápidos, las descripciones concisas y la narrativa exenta de grandes retorcimientos estilísticos. Este rasgo facilita mucho la lectura y convierte Mañana lo dejo en una novela apta para todo tipo de públicos.
- Paris mon amour: en Mañana lo dejo, Legardinier inserta al lector en un barrio parisino, cargado de encanto, en el que no faltan el estilo francés y las costumbres más típicas del país. Desde luego, una buena forma para adentrarnos en un pequeño mundo ambientado en el más bello París, lleno de color y vida sin salir de casa.
- Sin detenciones: Mañana lo dejo es una novela de ritmo ágil y rápido, que no se pierde en partes lentas ni en largas descripciones, y que fluye de principio a fin con soltura. Cuando queramos darnos cuenta, estaremos en el último capítulo, terminando una novela que pasa tan rápido que ni nos da la posibilidad de aburrirnos.
- Siéntete como en casa: los personajes son el gran fuerte de Mañana lo dejo. Divertidos, simpáticos y cordiales, sus particulares formas de actuar y pensar harán que Julie, la protagonista, esté siempre muy bien acompañada y que el lector, gracias a los graciosos malentendidos que se crean entre ellos, disfrute de la lectura y del carisma de todo el elenco.

¿Qué no nos ha gustado?
- Llana: lo que sí se echa en falta en Mañana lo dejo, y mucho, es una mayor profundidad en la trama. Legardinier no plantea cuestiones trascendentales de gran calado ni reflexiones de cierto bagaje. Todo el argumento es más bien simplista, poco original, aunque, eso sí, perfecto para pasar un rato entretenido sin mayores complicaciones

Artículos relacionados
La vida a veces de Carlos del Amor
Ayer, hoy y siempre de Deborah Copaken Kogan
Saliendo de la estación de Atocha de Ben Lerner
La tragedia de Arthur de Arthur Phillips

0 comentarios :

Publicar un comentario