viernes

Reseña: La bibliotecaria de Logan Belle

La bibliotecaria Logan Belle Regina Finch se ha ganado a pulso su puesto en la sede central de la Biblioteca Pública de Nueva York. Pero un encuentro fortuito con Sebastian Barnes, millonario, exitoso fotógrafo y principal mecenas del centro, transformará su austera y aburrida existencia en una vida llena de acción, lujo, erotismo y nuevas experiencias. Gracias a su acercamiento al mundo de Bettie Page, una modelo convertida en reina de las pin-up y fetiche para millones de admiradores en todo el mundo, Regina dejará de ser la ingenua y tímida bibliotecaria para convertirse en el objeto del devorador deseo de Sebastian.

¿Qué nos ha gustado?
- Viviendo entre libros: el entorno en el que se desarrolla gran parte de la novela –la biblioteca en la que trabaja Regina–, es un entorno inmejorable para la trama de la novela. Logan Belle sabe explotar el olor a libro viejo, la magia de las estanterías antiguas y el encanto de este escenario que hipnotiza por su belleza y por el buen uso que la autora hace de él.
- El peso de los secundarios: desde el punto de vista de los personajes, lo que más llama la atención es el atractivo que tienen los secundarios frente a los principales a lo largo de toda la novela. Mientras que Regina no pasa de ser un simple cliché, su amiga Carly desarrolla una complejidad creciente que acaba por superar la imagen pobre de la protagonista en todos los sentidos. Y lo mismo ocurre con Alex y Sebastian.

¿Qué no nos ha gustado?
- Otra vez lo mismo: nada mas empezar La bibliotecaria lo primero que llama la atención del lector es lo poco originales que resulta todo, desde los personajes hasta la trama. Ya nos hemos encontrado demasiadas veces con el rico traumatizado por su pasado y la joven inocente que sucumbe a sus practicas sexuales, muy en la línea de Desnuda y Reflejada en ti. Belle no sorprende en nada, prácticamente, y la historia se parece sospechosamente a otras obras de erótica precedentes.
- Intento fallido: al principio de la novela da la impresión de que Belle va a aprovechar la figura de la artista Bettie Page –por la que la protagonista siente una especial predilección– para crear un interesante paralelismo entre la vida de una y otra. Pero, en realidad, Belle nunca llega a explotar realmente esta idea y todo el potencial de la misma queda bastante deslucido al final.
- Nos quedamos por el camino: los personajes de La bibliotecaria son excesivamente planos. Tanto Regina como Sebastian carecen de alma y se acercan más a estereotipos románticos trillados hasta la saciedad que a personas de carne y hueso. Algo más de profundidad en este sentido habría aportado riqueza adicional a la novela.

Artículos relacionados
Todo o nada de Raine Miller
Repentinamente sexy de Linda Francis Lee
Diario de una sumisa Sophie Morgan

Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington

2 comentarios :

ME ENCANTO ESTE LIBRO, NO SE COMO LO COMPARAN CON 50 SOMBRAS

A sí no está del todo mal pero si algo aburrido creí terapia algo más de emoción y efectivamente siento que Belle tomo las ideas de 50 sombras y creo otra copia barata pero en fin no lo recomiendo y espero no lo lean :p

Publicar un comentario